El virus del papiloma humano o VPH es una infección de transmisión sexual o ETS con vínculos a algunos tipos de cáncer, incluido el cáncer cervical y de garganta. Es posible que las mujeres que amamantan se preocupen por propagar el virus a los bebés a través de la leche materna.

La mayoría de las mujeres con VPH pueden continuar amamantando.
La mayoría de las mujeres con VPH pueden continuar amamantando.

Pero, para la mayoría de las mujeres con VPH, la lactancia materna es segura y los beneficios superan cualquier riesgo potencial.

En este artículo, aprenda más sobre la seguridad y los riesgos, y sobre cómo se transmite el VPH.

¿Puedes amamantar si tienes HPV?

El virus del papiloma humano o VPH es tan común que casi todas las personas sexualmente activas contraen el virus en algún momento.

Por lo general, no causa síntomas graves en una persona infectada. Sin embargo, algunas cepas de VPH son factores de riesgo para varios tipos de cáncer.

La investigación sugiere que el VPH es responsable de:

  • 90 por ciento de cánceres cervicales y anales
  • 70 por ciento de los cánceres de vagina y vulva
  • 60 por ciento más de cánceres de pene

A pesar de estos riesgos, pocas organizaciones han emitido directrices oficiales sobre la lactancia materna con VPH, posiblemente porque el VPH es muy común, y los beneficios de la lactancia materna superan cualquier riesgo potencial. Ninguna organización recomienda evitar la lactancia debido al VPH.

Artículo relacionado >  Qué saber sobre el VPH y la fertilidad

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) insta a las madres a amamantar a menos que tengan VIH o que usen medicamentos y drogas particulares. La AAP también enfatiza que la lactancia materna ofrece numerosos beneficios para la salud, especialmente para bebés vulnerables o enfermos y bebés prematuros. Además, puede ahorrar dinero y respaldar la salud a largo plazo de la mujer que está amamantando.

La Oficina de Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Dice que el VPH no es una razón para evitar la lactancia materna.

Un estudio de 2016 encontró que el 45 por ciento de las mujeres embarazadas tenían el VPH. Abstenerse de amamantar debido al VPH reduciría significativamente la tasa general de lactancia. La lactancia materna es la opción más saludable para un bebé y puede respaldar la salud pública a largo plazo.

Los beneficios de la lactancia materna incluyen:

  • menores tasas de ciertas enfermedades crónicas, incluyendo diabetes y obesidad, tanto en la mujer como en el bebé
  • menos infecciones en el bebé
  • menor riesgo de algunos tipos de cáncer
  • desarrollo mejorado en el bebé
  • menor riesgo de enfermedad cardíaca y colesterol alto

Según la AAP, la leche materna es la fuente ideal de nutrición para los bebés. La organización recomienda la lactancia materna exclusiva sin otras fuentes de nutrición durante aproximadamente 6 meses. Después de eso, los bebés deben continuar amamantando hasta que tengan al menos 12 meses de edad si así lo desean.

Artículo relacionado >  VPH y otras causas de bultos en la cavidad oral

Transmisión

Existe una investigación limitada sobre la transmisión del VPH a los bebés a través de la leche materna. Los estudios que existen muestran un bajo riesgo de transmisión.

Incluso cuando la investigación muestra que una mujer puede transmitir el VPH a través de la leche materna, no ha demostrado una conexión causal entre el VPH en la leche y el desarrollo posterior del cáncer.

No todas las cepas del VPH aumentan el riesgo de cáncer, por lo que las investigaciones sobre la transmisión del VPH en la leche materna generalmente examinan las cepas del VPH de «alto riesgo» o las que se sabe que causan cáncer.

Un estudio de 2011 examinó el VPH en la leche materna, así como la transmisión de mujeres VPH positivas a sus hijos. Los investigadores evaluaron 80 muestras de leche materna y evaluaron a los niños en busca de material genético del VPH en el cuello uterino y la boca.

Una cepa de VPH de alto riesgo estuvo presente en dos muestras (2.5 por ciento) de leche, pero los investigadores no encontraron VPH en los niños expuestos a esta leche.

Este resultado sugiere que un pequeño número de mujeres con VPH puede transmitir el virus a su leche, pero que el riesgo de que un bebé contraiga el VPH a partir de la leche materna es extremadamente bajo.

Un estudio de 2012 llegó a conclusiones similares después de analizar 40 muestras de leche materna. Encontró VPH de alto riesgo en seis muestras, pero llegó a la conclusión de que era poco probable que el cáncer se asociara con su transmisión.

Artículo relacionado >  Amamantar en el futuro: Croacia, la historia de éxito de la lactancia materna, según encuesta de Salud Consultas

Tratamiento y prevención

No hay cura para el VPH, pero el tratamiento está disponible si el virus causa algún síntoma. La mayoría de las personas con VPH no tienen signos, y generalmente desaparece por sí solo. Si el VPH causa verrugas genitales, un médico puede prescribirle un tratamiento.

Si bien las prácticas de sexo seguro pueden reducir la propagación del virus, no son un método seguro de prevención. La mejor opción para prevenir el VPH es vacunarse contra el virus.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) recomienda administrar la vacuna a mujeres lactantes de 26 años o menos cuando no hayan recibido previamente una vacuna.

El virus latente utilizado en la vacuna contra el VPH no causará que el VPH se desarrolle en la leche materna y no transmitirá el VPH a un bebé que está amamantando.

Los padres y cuidadores también deberían considerar vacunar a sus hijos, tanto niños como niñas, contra el VPH. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan vacunar a niños de entre 11 y 12 años de edad.

Resumen

Las mujeres que están preocupadas por el riesgo de VPH en la leche materna deben consultar a un médico que conozca su historial médico.

Para la mayoría de los bebés, la lactancia materna ofrece beneficios de salud que superan los posibles riesgos asociados con la exposición al VPH en la leche materna.