Dos nuevos ensayos aleatorios desafían la opinión de que los suplementos de vitamina D y aceite de pescado tienen algún beneficio real en la lucha contra las enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades del corazón.

¿Los suplementos de aceite de pescado realmente protegen el corazón?
¿Los suplementos de aceite de pescado realmente protegen el corazón?

Los resultados del primer y segundo ensayo se presentaron en las sesiones científicas, realizadas por el American Heart Institute (AHA) en Chicago, IL, y publicadas en el New England Journal of Medicine.

Los suplementos de vitamina D y aceite de pescado han sido últimamente objeto de mucha publicidad en la comunidad de investigación médica, los medios de comunicación y el público en general, debido a sus supuestos beneficios en la lucha contra el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Por ejemplo, estudios recientes en ratones encontraron que la vitamina D beneficia a las células del corazón y sugirió que la vitamina podría prevenir los bloqueos cardiovasculares.

Otros estudios identificaron vínculos persistentes entre la falta de vitamina D y el desarrollo de cáncer de mama y cáncer de intestino.

Los expertos también creen que los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en los mariscos, algunas nueces y semillas, benefician al corazón. La AHA, por ejemplo, recomienda una ingesta de al menos 2 porciones de pescado cada semana para una salud cardiovascular óptima.

Como resultado, muchas personas han recurrido a los suplementos de aceite de pescado omega-3 para evitar la enfermedad cardíaca.

Leer ahora >  El factor sorprendente que drena de su cuerpo la vitamina D

Pero, ¿los suplementos de vitamina D y aceite de pescado realmente funcionan?

La vitamina D, el aceite de pescado no es mejor que el placebo

Los dos nuevos estudios fueron ensayos aleatorios, controlados con placebo, dirigidos por la Dra. JoAnn E. Manson, jefe de la división de medicina preventiva en el Brigham and Women’s Hospital en Boston, MA.

Los ensayos examinaron el efecto de una ingesta diaria de aceites de pescado que contienen vitamina D y omega-3 en la prevención de enfermedades cardíacas y cáncer.

Los estudios involucraron a casi 26,000 participantes adultos sanos, 20 por ciento de los cuales eran afroamericanos. Ninguno tenía antecedentes de enfermedad cardíaca o cáncer. Los hombres en el estudio tenían al menos 50 años de edad y las mujeres tenían al menos 55.

Algunos participantes tomaron una dosis diaria de 2,000 unidades internacionales de vitamina D y 1 gramo de aceite de pescado.

Otros participantes recibieron la misma dosis de vitamina D más un placebo, y otros tomaron la misma dosis diaria de aceite de pescado con un placebo. El último grupo recibió dos dosis de placebos.

El Dr. Manson y el equipo siguieron a los participantes durante 5 años. Al final del período de estudio, no habían encontrado beneficios generales.

En el primer ensayo, concluyen:

“La suplementación con ácidos grasos omega-3 no resultó en una menor incidencia de eventos cardiovasculares mayores o cáncer que el placebo”.

En el segundo ensayo, suponen que “la suplementación con vitamina D no dio como resultado una incidencia menor de cáncer invasivo o eventos cardiovasculares que el placebo”.

Leer ahora >  3 formas más potentes para reducir los triglicéridos

¿El aceite de pescado evita ataques al corazón?

El Dr. Manson y el equipo encontraron un vínculo entre el aceite de pescado y un menor riesgo de ataques cardíacos, especialmente entre las personas que no comían pescado regularmente, así como entre los afroamericanos.

En general, los suplementos de aceite de pescado redujeron el riesgo de ataque cardíaco en aproximadamente un 28 por ciento. Entre los afroamericanos, los suplementos de aceite de pescado redujeron este riesgo en un 77 por ciento, en comparación con los participantes que tomaron solo un placebo.

Finalmente, los investigadores encontraron que ningún suplemento involucrado en el ensayo condujo a efectos secundarios graves, como sangrado, exceso de calcio o problemas gastrointestinales.

El New England Journal of Medicine también publicó un editorial relacionado con los ensayos. En él, los autores, el Dr. John F. Keaney y el Dr. Clifford J. Rosen advierten que los resultados “positivos” de los ensayos con respecto a la suplementación con aceite de pescado y el riesgo de ataque cardiaco “deben interpretarse con cautela”.

Continúan, señalando que otros ensayos aleatorios grandes de ácidos grasos omega-3 no respaldan estos hallazgos.


Referencias
  1. Ácidos grasos n −3 marinos y prevención de enfermedades cardiovasculares y cáncer https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1811403
  2. Suplementos de vitamina D y prevención del cáncer y enfermedades cardiovasculares https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1809944
  3. Pescado y ácidos grasos omega-3 https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/fats/fish-and-omega-3-fatty-acids#.WWidTtPyvUp