Cuando una persona tiene una lesión, el cuerpo responde reparando el tejido dañado, lo que crea tejido cicatricial.

El tejido cicatricial es una colección de células y colágeno que cubre el sitio de la lesión. Las personas pueden desarrollar tejido cicatricial en la piel como resultado de una lesión, cirugía o acné. Otras áreas del cuerpo también pueden desarrollar tejido cicatricial, como el músculo cardíaco después de un ataque cardíaco.

El tejido cicatricial puede presentarse en una variedad de formas, incluyendo:

Un queloide es una placa de tejido cicatricial levantada, de color rojo, que se puede formar en los tejidos después de una lesión. Los queloides a menudo aparecen en la parte superior del pecho, los hombros y la parte superior de la espalda.

Una cicatriz hipertrófica es una forma más común de tejido cicatricial. Las personas con cicatrices hipertróficas pueden notar que se desvanecen con el tiempo.

Una cicatriz de contractura usualmente ocurre en tejidos que han tenido una lesión por quemadura. Estas cicatrices pueden alterar el movimiento del área afectada.

Tejido cicatricial: causas, prevención y tratamiento
Tejido cicatricial: causas, prevención y tratamiento

Causas y prevención del tejido cicatricial

Aunque los médicos no están seguros de qué causa la formación de tejido cicatricial, sí saben que las cicatrices hipertróficas y los queloides pueden resultar de quemaduras, picaduras de insectos, acné, varicela, piercings, tatuajes y cirugía.

Los investigadores también han encontrado que los queloides se desarrollan más a menudo en personas con piel más oscura.

Tanto las queloides como las cicatrices hipertróficas tienden a aparecer con mayor frecuencia en personas más jóvenes entre los 10 y los 30 años de edad.

La pauta más importante para la cicatrización es la prevención. Las personas que tienen factores de riesgo para desarrollar cicatrices anormales deben evitar la cirugía electiva cuando sea posible y tratar afecciones que pueden provocar cicatrices, como el acné.

A veces, la cirugía es necesaria.

Las personas pueden experimentar picazón y dolor en la ubicación de la cicatriz. Otras cicatrices pueden restringir los movimientos. Algunas personas pueden experimentar angustia emocional y psicológica por la aparición de cicatrices.

Los médicos pueden prescribir tratamientos para reducir la aparición de cicatrices, pero también deben abordar el impacto psicológico y las restricciones físicas que puede causar una cicatriz.

Tratamiento para el tejido cicatricial

Existe una variedad de tratamientos disponibles para las cicatrices, pero es posible que no todos tengan éxito para todos. Es importante que los médicos expliquen la eficacia limitada de estos tratamientos y establezcan expectativas razonables para las personas que manejan sus cicatrices.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Tópico.
  • Inyectable.
  • Crioterapia.
  • Radioterapia.
  • Terapia con láser.

Extracto de cebolla

A veces, un médico puede recomendar la aplicación tópica de extracto de cebolla para evitar que se forme una cicatriz después de la cirugía o la remoción de tatuajes con láser.

El extracto de cebolla puede tener propiedades antiinflamatorias y la capacidad de matar bacterias.

Las personas suelen tolerar bien el extracto de cebolla, pero los investigadores no han encontrado pruebas consistentes de que este tratamiento sea efectivo. Un estudio encontró que no era mejor que un ungüento a base de petróleo, como la vaselina.

Mitomicina C

La mitomicina C es un tipo de agente de quimioterapia que tiene una eficacia limitada para tratar los queloides. La mayoría de los estudios han investigado la eficacia de la mitomicina C tópica cuando se utiliza junto con otros tratamientos, como la radioterapia y la extirpación quirúrgica del queloide.

Los investigadores no sugieren la mitomicina C para el tratamiento de la cicatriz porque no hay suficiente evidencia confiable para apoyar su uso.

Imiquimod

Imiquimod está disponible en una formulación de crema al 5%. Algunos médicos recetan imiquimod crema a personas con queloides después de la extirpación quirúrgica. Una vez más, este tratamiento tópico no ha mostrado resultados consistentes en ensayos clínicos para tratar y prevenir la formación de cicatrices queloides.

Bleomicina

Algunos médicos pueden inyectar bleomicina en la cicatriz para detener la producción de colágeno en el lugar de la lesión. Sólo unos pocos estudios han probado el efecto de la bleomicina inyectable en la mejora de la apariencia de cicatrices hipertróficas y queloides.

Algunos investigadores han descubierto que la bleomicina también puede reducir el enrojecimiento, la picazón y el dolor asociado con estas cicatrices.

La bleomicina es un tratamiento que los médicos usan en los tratamientos contra el cáncer. Es una sustancia tóxica, pero los médicos rara vez informan efectos secundarios tóxicos por inyectarla en una cicatriz.

Interferón

El interferón también afecta la producción de colágeno, y los médicos pueden inyectarlo en el tejido lesionado. Los investigadores han encontrado en estudios clínicos que la inyección de interferón disminuyó el tamaño de un queloide en un 50% en 9 días. Esto produce un efecto más significativo que inyectar un corticosteroide.

Otro estudio mostró que después de inyectar interferón en una cicatriz hipertrófica, la calidad y el volumen de la cicatriz mejoraron.

Los médicos no suelen usar interferón porque es caro y la evidencia actual no es lo suficientemente sólida como para respaldar su uso. También requiere tres inyecciones por semana, lo que puede ser inconveniente para algunas personas.

Corticosteroides

Los médicos prefieren las inyecciones de corticosteroides como la primera opción para tratar los queloides y la segunda opción de tratamiento para las cicatrices hipertróficas. Los médicos usan acetonida de triamcinolona, ​​que es un corticosteroide inyectable.

El programa de dosificación recomendado puede variar, pero un programa de inyección típico incluye de tres a cuatro inyecciones cada 3 a 4 semanas. Algunas personas pueden requerir más de cuatro inyecciones. Los investigadores han demostrado que entre el 50% y el 100% de las personas respondieron al tratamiento.

Algunos médicos administrarán inyecciones de triamcinolona acetonida junto con crioterapia para mejorar el grosor de una cicatriz y disminuir la picazón.

Toxina botulínica A

Algunos médicos han estado inyectando toxina botulínica A para prevenir y tratar las cicatrices durante varios años, pero los investigadores han encontrado pruebas inconsistentes de su efectividad en el manejo de la cicatriz.

Crioterapia

La crioterapia consiste en usar nitrógeno líquido para enfriar el tejido corporal a temperaturas bajo cero. Esto parece tener un efecto en el manejo de la cicatriz. Este tratamiento puede tener un beneficio para mejorar la apariencia de las cicatrices al afectar el tejido cicatricial subyacente.

Algunos estudios han reportado una reducción del 51% del volumen de una cicatriz después de un tratamiento, pero algunos expertos creen que la crioterapia es más efectiva cuando se usa en combinación con otros tratamientos, como los corticosteroides inyectables.

Radioterapia

Los médicos pueden usar la radioterapia junto con otros tratamientos para cicatrices. Por lo general, las personas recibirán radioterapia después de que se les extraiga un queloide para reducir la formación de otro.

La radiación puede ayudar a reducir el crecimiento celular y evitar que el colágeno se deposite en el tejido lesionado.

Los médicos advierten el uso de radioterapia en las cicatrices localizadas en el cuello o el tórax porque existe un mayor riesgo de que una persona desarrolle cáncer de tiroides o de mama como resultado de la radiación.

Terapia laser

Existen dos tipos de terapias con láser para tratar el tejido cicatricial: ablativo y no ablativo. Un médico utilizará una terapia láser ablativa para aplanar el tejido cicatricial. La terapia con láser no ablativo puede interrumpir el suministro de sangre en el tejido cicatricial, lo que eventualmente eliminará el tejido anormal.

En general, los investigadores han demostrado que la terapia con láser muestra buenos resultados para cicatrices quirúrgicas, cicatrices hipertróficas y queloides.

Cuando un médico elige el tipo adecuado de terapia con láser, las personas pueden notar mejoras en el grosor de la cicatriz, enrojecimiento, picazón y textura.

Tratamientos de silicona

Los médicos a veces recomiendan tratamientos de silicona para el manejo de cicatrices. Después de usar tratamientos a base de silicona, las personas pueden notar una mejora en el volumen, elasticidad, color y firmeza de las cicatrices hipertróficas y los queloides.

Hay disponibles diferentes tratamientos de silicona, como la lámina de gel de silicona y las cremas que las personas pueden aplicar a la cicatriz durante 12 horas al día. Las personas pueden necesitar usar los tratamientos durante 12 a 24 semanas antes de ver algún resultado.

Terapia de presion

Las personas pueden aplicar apósitos sobre el tejido cicatricial que ejerce presión. La presión mecánica también puede reducir el suministro de sangre al tejido cicatricial, lo que ayudará a aplanar la cicatriz.

Estos apósitos son incómodos y las personas deben usarlos durante al menos 23 horas al día durante 6 meses.

Desafortunadamente, los investigadores han demostrado que la terapia de presión puede ofrecer solo leves mejoras en la altura de la cicatriz.

Cinta adhesiva de papel hipoalergénico microporoso

Los investigadores han notado que las personas tienen una mayor incidencia de desarrollar una cicatriz hipertrófica en un área del cuerpo que se encuentra bajo un aumento de la tensión de la piel. Otro método para reducir la formación de tejido cicatricial es una cinta hipoalergénica microporosa adhesiva sin estiramiento.

Esta cinta puede ayudar a reducir la tensión en una herida y puede prevenir la formación de tejido cicatricial.

¿Ayuda el masaje al tejido cicatricial?

El masaje de cicatrices es una técnica que los profesionales de la salud utilizan en las unidades de quemados del hospital para mejorar la función y la apariencia de las cicatrices causadas por las quemaduras. La evidencia es débil, pero algunos expertos creen que el masaje de cicatrices ayuda a mejorar e incluso a prevenir las cicatrices hipertróficas.

Cualquier persona que esté considerando dar masajes a su cicatriz debe consultarla primero con un médico, especialmente si ha tenido puntos de sutura u otra cirugía.

Un estudio evaluó la evidencia que apoya el masaje de cicatrices. Aunque los científicos deben llevar a cabo más investigaciones para confirmar estos resultados, los investigadores afirman que el masaje de cicatriz en el tejido cicatricial hipertrófico puede mejorar lo siguiente:

  • Altura de la cicatriz.
  • Dolor.
  • Depresión.
  • Comezón.

No hay herramientas estándar de evaluación de cicatrices para los investigadores, y las técnicas de masaje pueden diferir de un estudio a otro. Los investigadores deben realizar ensayos clínicos controlados sobre la efectividad del masaje para el manejo del tejido cicatricial.

Conclusión

Hay varios tratamientos diferentes que los médicos pueden usar para prevenir y tratar el tejido cicatricial. Sin embargo, ningún tratamiento es universalmente exitoso.

Los médicos tienen muchas opciones para elegir al tratar el tejido cicatricial, pero algunos tratamientos son más efectivos para ciertos tipos de cicatrices. Los médicos también deben abordar los efectos psicológicos y las restricciones de movimiento que las cicatrices pueden afectar a algunas personas.

Los médicos deben informar a las personas sobre los a menudo limitados índices de éxito de la terapia de tejido cicatricial y establecer metas realistas con ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *