La inversión del daño a los nervios, que se conoce médicamente como neuropatía, depende de manera muy importante de qué estructuras nerviosas sufrieron el insulto.

¿Se puede revertir el daño a los nervios?

Cuando cualquier daño se mantiene en el cerebro o la médula espinal, existe esencialmente una incapacidad para que estas áreas regeneren el tejido nervioso. El daño a estos tejidos nerviosos es permanente, con el resultado de que el individuo afectado tiene limitaciones para su movimiento.

A la inversa, el sistema nervioso periférico, que está compuesto por las ramas nerviosas que salen de la columna vertebral y suministran energía a los músculos y la sensación a la piel, tiene la capacidad de reparar y regenerar el tejido nervioso dañado.

Tipos de daño a los nervios

Los nervios periféricos pueden dañarse a través de dos mecanismos importantes de lesión e incluyen:

Traumatismo físico

Las lesiones directas y de alta velocidad, como las que se producen a través de disparos, apuñalamiento de cuchillos, lesiones por aplastamiento, accidentes de vehículos motorizados y lesiones deportivas pueden provocar que los nervios se rompan físicamente.

Afecciones médicas

Enfermedades como la diabetes, la enfermedad renal crónica, la artritis reumatoide, la culebrilla, el VIH, la hepatitis C, una tiroides poco activa, las que causan un flujo sanguíneo deficiente en los brazos y las piernas y los trastornos de la médula ósea, así como la exposición a fuertes Metales como el plomo y cualquier otro trastorno que provoque una deficiencia de vitamina B1, B6 o B12 puede reducir el suministro de nutrientes y oxígeno a los nervios, lo que hace que se dañen y dejen de funcionar.

Cómo se regeneran los nervios periféricos

Cuando un nervio periférico se lesiona, comienza un proceso rápido en el que células específicas del flujo sanguíneo fluyen hacia el área dañada y comienzan a limpiar y digerir el tejido nervioso lesionado. El beneficio de este proceso es que evita que se desarrolle tejido cicatricial no saludable. Este proceso se conoce médicamente como degeneración walleriana.

A medida que el tejido nervioso lesionado se aclara, el extremo cortado o dañado del nervio comienza a formar brotes en forma de dedos y el nervio comienza a crecer nuevamente en busca de su otro extremo.

En el otro extremo dañado de la fibra nerviosa, también conocido como el extremo asociado, se produce la degeneración de Waller que ayuda al nervio a proteger el canal dentro de la fibra del tronco. Esto ayuda a que los brotes mencionados del otro extremo del nervio encuentren su camino hacia el final de la pareja sin ser obstruidos por tejido cicatricial.

La tasa de rebrote del nervio dañado se produce en uno o dos milímetros por día como máximo. En la vida real, esto puede significar que puede tomar, por ejemplo, entre seis y nueve meses para que un nervio desgarrado se regenere desde una rama en el cuello hasta el final del brazo.

El daño a los nervios periféricos causado por afecciones médicas se puede tratar tratando y controlando las afecciones subyacentes.

Las causas más importantes del daño a los nervios periféricos por afecciones médicas son la diabetes y una deficiencia de vitamina B12, causada principalmente por el consumo excesivo de alcohol.

Los pacientes a los que se les diagnostica estas afecciones deben tener un cuidado especial para controlar sus niveles de glucosa con las medidas y los medicamentos correctos, y se debe recomendar a los afectados por una deficiencia de vitamina B12 que dejen de consumir alcohol y que se sustituya este elemento mediante una suplementación adecuada, respectivamente.


Referencia:

  1. PubMed – Neuropatía periférica: un enfoque práctico para el diagnóstico y el manejo de los síntomas. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26141332