Un estudio publicado por el Colegio de Medicina del Deporte informa que el ejercicio moderado puede ayudarlo a superar una infección de las vías respiratorias superiores más rápidamente.

¿Es un resfriado o es gripe? ¿Cuándo estás demasiado enfermo para ejercitarte?

¿Estás sorbiendo o estornudando? Hacer ejercicio puede ayudarte a superar una infección más rápido

Cada invierno, millones de personas que hablan en serio sobre su salud usan estornudos, tos y fiebre como una excusa para omitir sus entrenamientos. Pero el ejercicio moderado puede ayudarlo a superar una infección de las vías respiratorias superiores más rápidamente.

Las personas que hacen ejercicio con regularidad tienden a contraer menos resfríos y tener menos brotes de gripe, aunque es una buena idea lavarse las manos con cuidado, y a menudo, cuando comparte un gimnasio con otras personas. La mayoría de las veces, cuando contraes gripe, es porque has inhalado aire en el que una persona infectada ha tosido o estornudado recientemente. Tocar la mucosidad infectada con las manos y luego tocarse la boca, la nariz, los ojos o la cara es la otra forma principal de contraer la gripe.

Incluso cuando el virus ingrese a su cuerpo, no necesariamente se enfermará. Existe una cantidad mínima de virus que deben ser absorbidos en el revestimiento de la nariz o la garganta para causar infección. La cantidad de virus que debe contraer un resfriado o gripe depende de la fortaleza de su sistema inmunitario. Fumar debilita tu sistema inmunológico. Una sola dosis grande de vitamina C a la primera señal de síntomas activa su sistema inmune. Y los efectos del ejercicio dependen de cuándo contraes el virus.

  • Si haces ejercicio regular y moderado, tu ejercicio ayuda a tu sistema inmunitario a combatir un resfriado cuando descansa.
  • Si acabas de hacer un ejercicio extremadamente duro o compitiste en un evento deportivo, durante varias horas mientras te recuperas eres más susceptible a contraer resfriados o gripe.

Esa segunda característica del ejercicio explica por qué es especialmente importante evitar contraer un resfriado en un vestuario o gimnasio. También es la razón por la que muchos atletas profesionales usan adaptógenos a base de hierbas, como eleuthero (una vez conocido como ginseng siberiano) o rhodiola, para mantener su sistema inmunológico preparado para combatir las infecciones todo el tiempo. Pero, ¿y si ya estás enfermo?

Ejercicio para el resfriado, descansar para fiebre

Probablemente has escuchado el viejo adagio, “Alimentar un resfriado, matar de hambre a la fiebre”. Hay algo para el consejo. Cuando comes, tu cuerpo tiene que quemar las calorías. La quema de alimentos crea dióxido de carbono y usted respira más profundamente para absorber el oxígeno y expulsar el dióxido de carbono. Una respiración más profunda relaja la flema y te ayuda a superar un resfriado más rápido.

Comer unas pocas grasas y azúcares adicionales aumenta la producción de químicos inflamatorios en tu cuerpo. Eso usualmente no es algo bueno. No desea inflamación en sus articulaciones o en sus arterias. Pero cuando tienes una infección viral del tracto respiratorio, la inflamación puede ayudar a tu cuerpo a eliminar las células infectadas y a crear la mucosidad y la flema que aíslan los virus para que puedas expectorar la infección fuera de tu sistema.

Una vez que es importante no alimentar su resfriado es cuando está tomando altas dosis de vitamina C. Esto se debe a que comer más aumenta la acidez del moco que recubre el tracto respiratorio superior, y la vitamina C funciona mejor en un ambiente alcalino. Pero es solo la primera dosis de vitamina C que lo ayuda a superar sus síntomas.

Mientras que alimentarse con un resfriado lo ayuda a abrirse, alimentar su horno metabólico que quema calorías no es una buena idea cuando tiene fiebre. Tu cuerpo sube el termostato para matar virus. Agregar calor a tu fiebre no hace que los virus estén más muertos. Simplemente te hace sentir más incómodo.

Lo mismo puede decirse para el ejercicio moderado. Cualquier cosa que te haga respirar un poco más rápido y un poco más profundamente ayuda a aflojar la flema. Cualquier cosa que te caliente y el sudor pone más estrés en tu sistema inmunológico y puede causar un revés. Pero existe una regla simple y de sentido común que puede ayudarlo a saber si el ejercicio sería beneficioso o no.

La “regla del cuello” para resfriados y gripe

Una buena forma de saber si el ejercicio ayudará con los resfriados y los síntomas de la gripe es la “regla del cuello”. Si sus síntomas están principalmente por encima del cuello, es decir, si está principalmente estornudando, es muy probable que el ejercicio moderado lo ayude a sentirse mejor. Si sus síntomas están principalmente debajo del cuello, si está tosiendo principalmente, entonces puede ser una buena idea omitir su entrenamiento.

Incluso cuando sus síntomas son en su mayoría nasales, no es una buena idea hacer un “esfuerzo del 110 por ciento” en el gimnasio o en el campo de juego. Comience su entrenamiento haciendo ejercicios muy ligeros, tal vez el 50 por ciento del esfuerzo que normalmente le da a su rutina de ejercicios. Luego aumente el ritmo en los próximos 5 a 10 minutos para ver cómo se siente. Si el ejercicio te hace sentir mejor, entonces trabaja a tu ritmo normal. Si el ejercicio te hace sentir peor, haz solo un entrenamiento ligero. Incluso los medallistas olímpicos necesitan un día o una semana de descanso ocasionales.

También es importante mantenerse hidratado. Los antihistamínicos, los jarabes para la tos y los aerosoles nasales “te secan”. Perder aún más líquido a través de la sudoración mientras hace ejercicio puede dejarlo deshidratado. Siempre necesita agua después de su entrenamiento para ayudar a que sus músculos absorban los aminoácidos y azúcares de reemplazo que necesitan para expandirse. Necesita aún más agua cuando tiene un resfriado o está superando la gripe, o sus músculos no se beneficiarán.

¿Alguna vez es una buena idea hacer ejercicio cuando tiene un caso de gripe en toda regla? Mientras tenga las glándulas inflamadas, los dolores en el cuerpo y la fiebre, recuéstese en la cama. Y no haga un entrenamiento duro por lo menos de dos a cuatro semanas después de recuperarse.

Y cuando hagas ejercicio, asegúrate de no compartir tus gérmenes. Es especialmente importante lavarse las manos antes de usar una cinta para correr, una estera de gimnasia o pesas para evitar contagiar a otras personas y lavarse las manos después de usar una cinta para correr, una estera o pesas para evitar contraer una nueva infección a alguien más.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *