El período medieval, o Edad Media, duró desde alrededor de 476 dC hasta 1453 dC, comenzando alrededor de la caída del Imperio Romano de Occidente. Después de esto vino el comienzo del Renacimiento y la Era del Descubrimiento.

En el sur de España, el norte de África y Oriente Medio, los estudiosos islámicos estaban traduciendo registros médicos y literatura griegos y romanos.

En Europa, sin embargo, los avances científicos fueron limitados.

Siga leyendo para obtener más información sobre la medicina en la Edad Media y el Renacimiento.

Edades medias

En la Edad Media, el boticario local o la mujer sabia proporcionaban hierbas y pociones
En la Edad Media, el boticario local o la mujer sabia proporcionaban hierbas y pociones

La Edad Media Temprana, o Edad Oscura, comenzó cuando las invasiones dividieron Europa Occidental en pequeños territorios dirigidos por señores feudales.

La mayoría de la gente vivía en servidumbre rural. Incluso para 1350, la esperanza de vida promedio era de 30 a 35 años, y 1 de cada 5 niños murieron al nacer.

No había servicios de salud pública o educación en este momento, y la comunicación era deficiente. Las teorías científicas tuvieron pocas posibilidades de desarrollarse o difundirse.

La gente también era supersticiosa. No leían ni escribían, y no había educación.

Solo en los monasterios hubo una oportunidad para que el aprendizaje y la ciencia continuaran. A menudo, los monjes eran las únicas personas que podían leer y escribir.

Alrededor de 1066, las cosas empezaron a cambiar.

Se establecieron las universidades de Oxford y París. Los monarcas se convirtieron en dueños de más territorios, su riqueza creció y sus tribunales se convirtieron en centros de cultura. El aprendizaje comenzó a echar raíces. El comercio creció rápidamente después de 1100, y las ciudades se formaron.

Sin embargo, con ellos llegaron nuevos problemas de salud pública.

Medicina mediaval

En toda Europa, la calidad de los médicos era pobre, y las personas rara vez veían a un médico, aunque podían visitar a una mujer sabia local, o bruja, que proporcionaba hierbas o encantamientos. Las parteras, también, ayudaron con el parto.

La Iglesia era una institución importante, y la gente comenzó a mezclar o reemplazar sus hechizos y conjuros con oraciones y peticiones a los santos, junto con remedios herbales.

Con la esperanza de que el arrepentimiento por los pecados pudiera ayudar, las personas practicaban la penitencia y hacían peregrinaciones, por ejemplo, para tocar las reliquias de un santo, como una forma de encontrar una cura.

Algunos monjes, como los benedictinos, cuidaban a los enfermos y dedicaban sus vidas a eso. Otros sintieron que la medicina no estaba en consonancia con la fe.

Durante las Cruzadas, muchas personas viajaron a Medio Oriente y aprendieron sobre medicina científica a partir de textos árabes. Estos explicaban los descubrimientos que los doctores y eruditos islámicos habían hecho, basados ​​en teorías griegas y romanas.

En el mundo islámico, Avicena escribía El Canon de la Medicina. Esto incluía detalles sobre la medicina griega, india y musulmana. Los académicos lo tradujeron y, con el tiempo, se convirtió en una lectura esencial en los centros de aprendizaje de Europa occidental. Se mantuvo como un texto importante durante varios siglos.

Otros textos importantes que fueron traducidos explicaron las teorías de Hipócrates y Galeno.

La teoría de los humores

Los antiguos egipcios desarrollaron la teoría del humorismo, los eruditos y médicos griegos la revisaron, y luego los médicos romanos, islámicos medievales y europeos la adoptaron.

Cada humor estaba vinculado a una estación, un órgano, un genio y un elemento.

HumorOrganoTemplarTemporadaElemento
Bilis negroBazoMelancolíaFrío y secoTierra
Bilis amarillaLivianosFlemáticoFrío y húmedoAgua
FlemaLa cabezaOptimistaCálido y húmedoAire
SangreVesícula biliarColéricoCálido y secoFuego

 

La teoría sostenía que cuatro fluidos corporales diferentes – humores – influyeron en la salud humana. Tenían que estar en perfecto equilibrio, o una persona se enfermaría, ya sea físicamente o en términos de personalidad.

Se puede producir un desequilibrio al inhalar o absorber los vapores. Los establecimientos médicos creían que los niveles de estos humores fluctuaban en el cuerpo, dependiendo de lo que las personas comían, bebían, inhalaban y lo que habían estado haciendo.

Los problemas pulmonares, por ejemplo, ocurrieron cuando había demasiada flema en el cuerpo. La reacción natural del cuerpo fue toserlo.

Para restablecer el equilibrio correcto, un médico recomendaría:

  1. derramando sangre, usando sanguijuelas
  2. consumiendo una dieta especial y medicamentos

La teoría duró 2.000 años, hasta que los científicos la desacreditaron.

Medicación

Las hierbas eran muy importantes, y los monasterios tenían extensos jardines de hierbas para producir hierbas para resolver cada humor desequilibrado. El boticario local o la bruja, también, pueden proporcionar hierbas.

La Doctrina Cristiana de la Firma dijo que Dios proporcionaría algún tipo de alivio para cada enfermedad, y que cada sustancia tenía una firma que indicaba cuán efectiva podría ser.

Por esta razón, utilizaron semillas que parecían cráneos en miniatura, como el gorro, para tratar el dolor de cabeza , por ejemplo.

El libro medieval más famoso sobre hierbas es probablemente el Libro Rojo de Hergest (1400) que se escribió en galés alrededor de 1390.

Hospitales

Los hospitales durante la Edad Media se parecían más a los hospicios de hoy, o hogares para ancianos y necesitados.

Albergaban a personas enfermas, pobres y ciegas, así como a peregrinos, viajeros, huérfanos, personas con enfermedades mentales e individuos que no tenían a dónde ir.

La enseñanza cristiana sostenía que las personas deberían brindar hospitalidad a las personas que más lo necesitan, incluyendo comida, refugio y atención médica si es necesario.

Durante la Edad Media Temprana, las personas no usaban mucho los hospitales para tratar a las personas enfermas, a menos que tuvieran necesidades espirituales particulares o ningún lugar donde vivir.

Los monasterios de toda Europa tenían varios hospitales. Estos proporcionaron atención médica y orientación espiritual, por ejemplo, el Hotel-Dieu, fundado en Lyon en 542 dC, y el Hotel-Dieu de París, fundado en 652 dC.

Los sajones construyeron el primer hospital en Inglaterra en el 937 dC, y muchos más lo siguieron después de la conquista normanda en 1066, incluyendo San Bartolomé de Londres, construido en 1123, que sigue siendo un importante hospital en la actualidad.

Un hospitium era un hospital o hospicio para peregrinos. Con el tiempo, el hospitium se desarrolló y se volvió más como los hospitales de hoy en día, con monjes que brindan atención médica especializada y laicos que los ayudan.

Con el tiempo, las necesidades de salud pública, como las guerras y las plagas del siglo XIV, llevaron a más hospitales.

Cirugía

Un área en la que los médicos hicieron avances fue en cirugía.

Los cirujanos de peluquería realizaron cirugía. Su habilidad era importante en el campo de batalla, donde también aprendieron habilidades útiles para atender a soldados heridos.

Las tareas incluían quitar puntas de flecha y colocar huesos.

Antisépticos

Los monjes y los científicos descubrieron algunas plantas valiosas con potentes propiedades anestésicas y antisépticas.

Las personas usaban el vino como un antiséptico para lavar las heridas y prevenir nuevas infecciones.

Esto habría sido una observación empírica, porque en ese momento la gente no tenía idea de que las infecciones fueran causadas por gérmenes.

Además del vino, los cirujanos utilizaron pomadas y cauterización para tratar heridas.

Muchos vieron el pus como una buena señal de que el cuerpo se estaba deshaciendo de toxinas en la sangre.

Había poca comprensión de cómo funciona la infección. Las personas no relacionaron la falta de higiene con el riesgo de infección, y muchas heridas se volvieron fatales por esta razón.

Anestesia

Los cirujanos medievales utilizaron las siguientes sustancias naturales como anestésicos:

  • raíces de mandrágora
  • opio
  • bilis de jabalí
  • cicuta

Los cirujanos medievales se convirtieron en expertos en cirugía externa, pero no operaron en el interior del cuerpo.

Trataron cataratas oculares, úlceras y diversos tipos de heridas.

Los registros muestran que incluso pudieron extirpar quirúrgicamente los cálculos vesicales .

Trepanación

A algunos pacientes con trastornos neurológicos, como la epilepsia, se les perforará un orificio en los cráneos “para dejar salir a los demonios”. El nombre de esto es trepanación.

Epidemias

En este momento, Europa comenzó a comerciar con naciones de todo el mundo. Esto mejoró la riqueza y el nivel de vida, pero también expuso a las personas a patógenos de tierras lejanas.

Plagas

La plaga de Justiniano fue la primera pandemia registrada. Durando desde 541 hasta la década de 700, los historiadores creen que mató a la mitad de la población de Europa.

The Black Death comenzó en Asia y llegó a Europa en la década de 1340, matando a 25 millones .

Los historiadores médicos creen que los comerciantes italianos lo trajeron a Europa cuando huyeron de los combates en Crimea.

Los historiadores dicen que los mongoles catapultaron cuerpos muertos sobre las paredes de Kaffa, en Crimea, para infectar a los soldados enemigos. Este es probablemente el primer ejemplo de guerra biológica. Esto puede haber provocado la propagación de la infección en Europa.

La plaga continuó resurgiendo hasta el siglo XVII.

El Renacimiento

A partir de la década de 1450, la Edad Media dio paso al Renacimiento, la Era del Descubrimiento. Esto trajo nuevos retos y soluciones.

Girolamo Fracastoro (1478-1553), un médico y erudito italiano, sugirió que las epidemias pueden provenir de patógenos fuera del cuerpo. Él propuso que esto podría pasar de humano a humano por contacto directo o indirecto.

Introdujo el término “fomites”, que significa yesca, para artículos, como ropa, que podrían albergar patógenos de los cuales otra persona podría atraparlos.

También sugirió usar mercurio y “guaiaco” como cura para la sífilis. Guiaiaco es el aceite del árbol de Palo Santo, una fragancia utilizada en los jabones.

Andreas Vesalius (1514–1564), anatomista y médico flamenco, escribió uno de los libros más influyentes sobre anatomía humana De Humani Corporis Fabrica (Sobre la estructura del cuerpo humano) .

Diseccionó un cadáver, lo examinó y detalló la estructura del cuerpo humano.

Los desarrollos técnicos y de impresión de la época significaron que pudo publicar el libro.

William Harvey (1578–1657), un médico inglés, fue la primera persona en describir adecuadamente la circulación sistémica y las propiedades de la sangre, y cómo el corazón la bombea alrededor del cuerpo.

Avicena había comenzado este trabajo en 1242, pero no había entendido completamente la acción de bombeo del corazón y cómo era responsable de enviar sangre a todas las partes del cuerpo.

Paracelso (1493-1541), un médico, académico y ocultista suizo alemán, fue pionero en el uso de minerales y sustancias químicas en el cuerpo.

Creía que la enfermedad y la salud dependían de la armonía del hombre con la naturaleza. En lugar de purificar el alma para curar, propuso que un cuerpo sano necesitaba ciertos equilibrios químicos y minerales. Añadió que los remedios químicos podrían tratar algunas enfermedades.

Paracelsus escribió sobre el tratamiento y las estrategias de prevención para los trabajadores metalúrgicos y detalló sus riesgos laborales.

Leonardo Da Vinci (1452–1519), de Italia, tenía experiencia en varios campos diferentes. Se convirtió en un experto en anatomía e hizo estudios de tendones, músculos, huesos y otras características del cuerpo humano.

Tenía permiso para diseccionar cadáveres humanos en algunos hospitales. Trabajando con el doctor Marcantonio della Torre, creó más de 200 páginas de ilustraciones con notas sobre la anatomía humana.

Da Vinci también estudió las funciones mecánicas de los huesos y cómo los músculos los hicieron moverse. Fue uno de los primeros investigadores de la biomecánica.

Ambroise Paré (1510-1590), de Francia, ayudó a sentar las bases de la patología y cirugía forenses modernas.

Fue cirujano real de cuatro reyes franceses y un experto en medicina del campo de batalla, particularmente en el tratamiento y cirugía de heridas. Inventó varios instrumentos quirúrgicos.

Paré una vez trató a un grupo de pacientes heridos de dos maneras: cauterización y aceite de saúco hervido. Sin embargo, se quedó sin aceite y trató el resto del segundo grupo con trementina, aceite de rosas y yema de huevo.

Al día siguiente, se dio cuenta de que los que había tratado con trementina se habían recuperado, mientras que los que recibieron el aceite hirviendo todavía tenían un dolor intenso. Se dio cuenta de la eficacia de la trementina en el tratamiento de las heridas y virtualmente abandonó la cauterización a partir de ese momento.

Paré también revivió el método griego de ligadura de las arterias durante la amputación, en lugar de la cauterización.

Este método mejoró significativamente las tasas de supervivencia. Este es un avance importante en la práctica quirúrgica, a pesar del riesgo de infección.

Paré también creía que los dolores fantasma, a veces experimentados por los amputados, estaban relacionados con el cerebro y no algo misterioso dentro de la extremidad amputada.

Infecciones y epidemias.

Los problemas comunes en este momento incluían la viruela, la lepra y la Muerte Negra, que seguían reapareciendo de vez en cuando. En 1665-1666, la Muerte Negra mató al 20 por ciento de la población de Londres.

Mientras que la Muerte Negra vino de Asia, las personas que viajan desde Europa a otras partes del mundo también exportaron algunos patógenos mortales.

Antes de que los exploradores españoles desembarcaran en las Américas, la influenza mortal, el sarampión y la viruela no ocurrieron allí.

Los nativos americanos no tenían inmunidad contra tales enfermedades, haciéndolas particularmente mortales.

Dentro de los 20 años de la llegada de Columbus en 1492, la población de la isla Hispaniola, por ejemplo, se redujo de 250,000 a menos de 6,000, debido a las infecciones de viruela, y 30 años después, la población indígena era de alrededor de 500.

En el sur de América Central y Central, el virus de la viruela y otras infecciones mataron a millones de personas dentro de los 100 años de la llegada de Columbus.

Diagnostico y tratamiento

Los métodos de diagnóstico no mejoraron mucho desde que la Edad Media se convirtió en el Renacimiento temprano.

Los médicos aún no sabían cómo curar enfermedades infecciosas. Cuando se enfrentaban a la peste o la sífilis, a menudo recurrían a ritos y magia supersticiosos.

En una ocasión, los médicos pidieron ayuda al rey Carlos II tocando a personas enfermas en un intento de curarlos de una escrófula, un tipo de tuberculosis (TB). Otro nombre para la escófula era “El mal del rey”.

Los exploradores descubrieron la quinina en el Nuevo Mundo y la utilizaron para tratar la malaria .

Vacunación

Edward Anthony Jenner (1749-1823) fue un médico y científico inglés, conocido como el pionero de las vacunas. Él creó la vacuna contra la viruela.

Ya en 430 BCE , la historia muestra que las personas que se habían recuperado de la viruela solían ayudar a tratar a las personas con la enfermedad porque parecían ser inmunes.

De la misma manera, Jenner notó que las lecheras tendían a ser inmunes a la viruela. Se preguntó si el pus en las ampollas de viruela de vaca los protegía de la viruela. La viruela es similar a la viruela pero más leve.

En 1796, Jenner insertó pus tomado de una pústula viruela en el brazo de James Phipps, un niño de 8 años. Luego demostró que Phipps era inmune a la viruela debido a la “vacuna” de la viruela.

Otros se mostraron escépticos, pero los experimentos exitosos de Jenner finalmente se publicaron en 1798. Jenner acuñó el término “vacuna” de vacca, que en latín significa “vaca”.

Conclusión

A principios de la Edad Media, la atención médica era muy básica y dependía en gran medida de las hierbas y la superstición.

Con el tiempo, y especialmente durante el Renacimiento, los científicos aprendieron más sobre cómo funciona el cuerpo humano y surgieron nuevos descubrimientos, como la vacunación.


Referencias
  1. Evolución y desarrollo de la medicina medieval en occidente https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3265241
  2. La Medicina en la Historia Mediaval Cristiana http://www.biblioteca.org.ar/libros/151667.pdf
  3. Sobre el origen de los tratados de baños (de balneis) como género literario en la medicina medieval http://digital.csic.es/handle/10261/100255