Los trastornos de ansiedad ocurren cuando una persona regularmente siente niveles desproporcionados de angustia, preocupación o miedo por un desencadenante emocional. Identificar la razón detrás de una presentación de ansiedad puede ser la clave para un tratamiento exitoso.

Para ayudar al diagnóstico, las condiciones bajo el paraguas de los trastornos de ansiedad tienen ciertas características que los diferencian de los sentimientos normales de ansiedad. Una amplia variedad de factores pueden contribuir a los trastornos de ansiedad.

Este artículo explora las diferentes causas de los trastornos de ansiedad y los criterios que un médico o psicólogo usaría para llegar a un diagnóstico.

Causas

El estrés en el trabajo o la escuela puede llevar a un trastorno de ansiedad

Los trastornos de ansiedad tienen una red complicada de causas, que incluyen:

  • Factores ambientales: los elementos en el ambiente alrededor de un individuo pueden aumentar la ansiedad. El estrés de una relación personal, laboral, escolar o financiera puede contribuir en gran medida a los trastornos de ansiedad. Incluso los niveles bajos de oxígeno en áreas de gran altitud pueden aumentar los síntomas de ansiedad.
  • Genética: las personas que tienen familiares con un trastorno de ansiedad tienen más probabilidades de tener uno.
  • Factores médicos: otras afecciones médicas pueden llevar a un trastorno de ansiedad, como los efectos secundarios de los medicamentos, los síntomas de una enfermedad o el estrés de una afección médica subyacente grave que puede no desencadenar directamente los cambios observados en el trastorno de ansiedad, pero que puede estar causando importantes síntomas. Ajustes de estilo de vida, dolor o movimiento restringido.
  • Química del cerebro: las experiencias estresantes o traumáticas y los factores genéticos pueden alterar la estructura y la función del cerebro para reaccionar más vigorosamente a los factores desencadenantes que antes no habrían causado ansiedad. Los psicólogos y neurólogos definen muchos trastornos de ansiedad y del estado de ánimo como interrupciones de las hormonas y señales eléctricas en el cerebro.
    Uso o retiro de una sustancia ilícita: el estrés de la vida cotidiana combinado con cualquiera de los anteriores podría servir como contribuyentes clave para un trastorno de ansiedad.

A veces, los eventos estresantes ocurren como resultado de un tercero, como un empleador o una pareja, pero los sentimientos de ansiedad pueden surgir cuando las personas se dicen lo peor. Un trastorno de ansiedad puede desarrollarse sin ningún estímulo externo alguno.

La ansiedad desproporcionada puede resultar de una combinación de una o más de las causas anteriores.

Por ejemplo, una persona puede responder al estrés en el trabajo tomando más alcohol o tomando sustancias ilícitas, aumentando los niveles de ansiedad y el riesgo de complicaciones adicionales.

Diagnóstico

Un profesional de la salud mental puede diagnosticar la ansiedad e identificar las posibles causas.

El médico realizará un historial médico y personal completo, realizará un examen físico y ordenará pruebas de laboratorio si es necesario. Estas pruebas pueden proporcionar información útil sobre una condición médica que puede estar causando síntomas de ansiedad.

Para recibir un diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada (TAG), una persona debe:

  • experimente excesiva preocupación y ansiedad sobre varios eventos o actividades
  • diferentes en más días que no durante al menos seis meses
  • tener dificultades para controlar la preocupación
  • tener al menos tres síntomas de ansiedad en más días que en los últimos seis meses

Para identificar la condición, un médico buscará uno de los siguientes síntomas de ansiedad:

  • inquietud
  • fatiga
  • irritabilidad
  • tension muscular
  • dificultad para dormir
  • dificultad para concentrarse

Un médico debe poder notar que los síntomas interfieren con la vida cotidiana, lo que puede causar la ausencia del trabajo o la escuela.

Conclusión

Una variedad de factores pueden trabajar juntos para causar un trastorno de ansiedad.

Las personas con trastornos de ansiedad regularmente tienen una predisposición genética hacia ellos, y los factores físicos, como un desequilibrio de hormonas y mensajeros químicos en áreas del cerebro, también juegan un papel importante. Sin embargo, los factores ambientales, incluidos el estrés y los eventos traumáticos de la vida, también pueden afectar la escala de una reacción emocional a un desencadenante.

El retiro del alcohol o de una sustancia ilícita también puede contribuir a la ansiedad.

Un médico reconocerá y diagnosticará un trastorno de ansiedad notando una preocupación excesiva, dificultades para manejar emociones preocupantes y la presencia de al menos tres síntomas de ansiedad en más días que en los últimos 6 meses que han sido lo suficientemente graves como para interferir con la vida diaria.

Estos síntomas incluyen inquietud, fatiga e irritabilidad, así como tensión muscular y dificultades para dormir y concentrarse.


Referencias
  1. Ansiedad y ataques de pánico. (2017, septiembre). Obtenido de https://www.mind.org.uk/information-support/types-of-mental-health-problems/anxiety-and-panic-attacks/causes-of-anxiety/#.W82MghNKjMI
  2. Desórdenes de ansiedad. Obtenido de https://www.nimh.nih.gov/health/topics/anxiety-disorders/index.shtml
  3. Gottschalk, MG (2017, junio). Genética del trastorno de ansiedad generalizada y rasgos relacionados. Diálogos en la neurociencia clínica, 19 (2), 159-168. Obtenido de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5573560/
  4. Martin, IM Ressler, KJ, Binder, E., y Nemeroff, CB (2013, 17 de junio). La neurobiología de los trastornos de ansiedad: imágenes cerebrales, genética y psiconeuroendocrinología. Clínicas psiquiátricas de América del Norte, 32 (3), 549-575. Obtenido de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3684250/