Un nuevo estudio que trabaja con un modelo de dieta intermitente en ayunas muestra cómo modificar el desayuno y la hora de la cena podría ayudarlo a perder peso.

¿Cómo afectan los cambios de comida a sus esfuerzos de pérdida de peso?
¿Cómo afectan los cambios de comida a sus esfuerzos de pérdida de peso?

El ayuno intermitente es una forma de dieta que permite que las personas pierdan peso al “inducir” al cuerpo a cambiar a grasas ardientes, para convertirlas en energía.

Además de inducir la pérdida de peso, varios modelos de ayuno intermitente han sido aclamados por traer beneficios de salud adicionales.

Un tipo de dieta de ayuno es la alimentación restringida en el tiempo, en la que las personas que hacen dieta solo comen durante un número específico de horas todos los días.

Recientemente, los investigadores, dirigidos por el Dr. Jonathan Johnston, de la Universidad de Surrey en el Reino Unido, decidieron realizar un estudio a partir del modelo de alimentación restringida en el tiempo.

¿La diferencia? A algunos de los participantes en el estudio se les pidió que se apartaran de los horarios en los que normalmente tendrían sus comidas diarias.

Los investigadores hicieron esto para ver cómo la interrupción de los patrones de tiempo cuando se trata de comer puede afectar el peso de una persona, así como otros factores de salud, como biomarcadores para la diabetes y la enfermedad cardíaca .

Informan sus hallazgos en un documento publicado ahora en el Journal of Nutritional Science .

Cambiar los horarios de comida puede ayudar

El equipo de investigación trabajó con una cohorte inicial de 16 participantes, de los cuales 13 siguieron con éxito el estudio, que duró un período de 10 semanas.

El Dr. Johnston y sus colegas dividen a los participantes en dos grupos. A las personas del primer grupo se les pidió desayunar 90 minutos más tarde de lo normal y cenaron 90 minutos antes de lo habitual.

Los participantes en el segundo grupo actuaron como controles, y continuaron teniendo sus comidas en el mismo horario que normalmente lo harían.

De lo contrario, no hubo restricciones dietéticas, y todos siguieron sus dietas normales, siempre que lo hicieran solo entre los horarios establecidos.

Al comienzo de la intervención, así como a lo largo del estudio, los investigadores recolectaron muestras de sangre de cada participante. Al final del estudio, los voluntarios completaron un cuestionario, ofreciendo comentarios sobre qué tan bien les fue durante las 10 semanas.

El Dr. Johnston y su equipo descubrieron que los participantes en el primer grupo, que modificaron sus tiempos de desayuno y cena en 1,5 horas, perdieron más del doble del exceso de grasa corporal, en promedio, que aquellos que seguían sus comidas regulares.

Además, los investigadores notaron que los participantes en el grupo experimental en realidad tendían a comer menos alimentos a la hora de comer que sus contrapartes en el grupo de control.

Los voluntarios que participaron en la intervención observaron esto ellos mismos, informando que comían menos debido a la disminución del apetito, menos oportunidades de comer o meriendas reducidas en la noche.

Sin embargo, no está claro si estos participantes que ayunaron durante más tiempo también afectaron la cantidad de grasa corporal que perdieron.

“A pesar de que este estudio es pequeño, nos ha proporcionado información valiosa sobre cómo las pequeñas alteraciones en nuestros horarios de comidas pueden tener beneficios para nuestro cuerpo”, señala el Dr. Johnston.

“La reducción de la grasa corporal disminuye nuestras posibilidades de desarrollar obesidad y enfermedades relacionadas, por lo que es vital para mejorar nuestra salud en general”, agrega.

La implementación puede requerir flexibilidad

Los investigadores también estaban interesados ​​en saber si tales ajustes a los tiempos de las comidas serían aceptables a largo plazo, y si podrían ajustarse perfectamente a los horarios diarios de las personas.

Como resultado, el cambio puede no ser tan fácil de incorporar. De todos los participantes, el 57 por ciento declaró que no podría seguir comiendo de acuerdo con el programa experimental más allá del período de tiempo del estudio, ya que los tiempos modificados chocaban con sus compromisos diarios habituales.

Al mismo tiempo, sin embargo, el 43 por ciento de los participantes admitieron que estarían felices de considerar continuar con la dieta de alimentación restringida en el tiempo si las comidas fueran un poco más flexibles.

“[Como] hemos visto con estos participantes, las dietas de ayuno son difíciles de seguir y pueden no ser siempre compatibles con la vida familiar y social”, admite el Dr. Johnston, y agrega:

” Por lo tanto, debemos asegurarnos de que sean flexibles y propicios para la vida real, ya que los beneficios potenciales de tales dietas están claros de ver”.

Explica que los hallazgos del estudio reciente le permitirán a él y a sus colegas realizar “estudios más amplios y más completos sobre la alimentación restringida en el tiempo” en el futuro.