Muchas personas que tienen fibrilación auricular experimentan síntomas de trastornos del estado de ánimo, como ansiedad y depresión. ¿Los tratamientos particulares para esta afección ayudan a resolver esos síntomas? Un nuevo estudio sugiere que podrían.

La fibrilación auricular está vinculada a la angustia psicológica, pero un tratamiento para esta condición del corazón también puede mejorar los síntomas psicológicos
La fibrilación auricular está vinculada a la angustia psicológica, pero un tratamiento para esta condición del corazón también puede mejorar los síntomas psicológicos

La fibrilación auricular (fibrilación atrial) es una afección común que se caracteriza por un ritmo cardíaco irregular.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hay millones de personas en el mundo que tienen fibrilación auricular.

Los estudios muestran que alrededor de un tercio de las personas con esta afección cardíaca también tienen síntomas de depresión y ansiedad.

A partir de esta evidencia, los investigadores de Australia decidieron analizar cómo diversos tratamientos para la fibrilación auricular podrían influir en los niveles de angustia psicológica de una persona.

Los resultados del estudio, cuyo autor principal es Jonathan Kalman, del Royal Melbourne Hospital, se publicaron a principios de esta semana en el Journal of the American Heart Association .

¿Qué tratamiento mejora la salud mental?

Los investigadores trabajaron con una cohorte de 78 participantes que habían recibido algún tipo de tratamiento para fibrilación auricular. El equipo monitoreó los niveles de depresión y ansiedad de los participantes y evaluó y tomó en cuenta sus rasgos de personalidad.

Del número total de participantes, 20 habían recibido ablaciones, un tipo de procedimiento a través del cual se elimina o destruye el tejido cardíaco que produce los latidos cardíacos irregulares.

Los 58 participantes restantes eligieron tomar medicamentos para regular la frecuencia cardíaca y prevenir la formación de coágulos sanguíneos.

Al comienzo del estudio, el 35 por ciento de los participantes dijeron que vivían con síntomas de ansiedad severa y angustia psicológica. Un 20 por ciento adicional informó ideación suicida.

Después de un año desde el comienzo del estudio, aquellos que optaron por una ablación tendieron a informar niveles más bajos de depresión y ansiedad en comparación con aquellos que tomaron medicamentos como terapia.

Más de las personas que habían recibido ablaciones también informaron que ya no tenían pensamientos suicidas. Específicamente, el número de personas con ideación suicida cayó de seis a uno entre esos participantes.

Kalman cree que los nuevos hallazgos “[demuestran] que el tratamiento efectivo de la fibrilación auricular reduce marcadamente la angustia psicológica”.

“Este impacto psicológico”, agrega, “no es muy apreciado por muchos especialistas del corazón y es importante tenerlo en cuenta”, especialmente al decidir el tratamiento más adecuado para la fibrilación auricular.

Angustia psicológica y condiciones crónicas

Los tipos de personalidad de los participantes parecían tener relación con si experimentaban o no angustia psicológica e ideación suicida.

Las personas que mostraban una personalidad de tipo D tenían más riesgo de ansiedad y depresión. Este tipo de personalidad se caracteriza por una predisposición al estrés, la ira y el pesimismo, que también se ha relacionado con resultados más pobres cuando se experimenta una enfermedad cardíaca.

Treinta y cinco del total de participantes tenían personalidades de tipo D. El Dr. Dimpi Patel, investigador especializado en el vínculo mente-corazón, que trabaja en el Centro Médico Regional de New Hanover en Wilmington, NC, explica que la asociación entre las afecciones cardíacas y la angustia psicológica es importante, aunque poco estudiada.

“Los pacientes deben ser conscientes”, señala el Dr. Patel, “de que las dolencias físicas pueden tener y tienen manifestaciones psicológicas, y ambas deben ser reconocidas y tratadas para asegurar una buena calidad de vida y quizás incluso prevenir peores resultados”.

Si bien la nueva investigación ofrece nuevas pruebas de que la salud del corazón y la mente están estrechamente relacionadas, el Dr. Patel explica que esta asociación es probable que ocurra en muchas más condiciones que la A-fib.

” Es importante tener en cuenta que la angustia psicológica, la depresión, la ansiedad y, a veces, la ideación suicida no son exclusivas de la fibrilación auricular, sino de muchas enfermedades crónicas como la diabetes , la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la insuficiencia cardíaca congestiva”.

Dr. Dimpi Patel

“Los médicos tienen la obligación”, agrega, “de ampliar su enfoque en el manejo de cualquier enfermedad crónica para incluir énfasis en el bienestar psicológico de su paciente. Para mí, es simplemente practicar una medicina buena y compasiva”.