Los recién nacidos pueden experimentar varios tipos de trastornos mamarios, que suelen ser transitorios. Algunos de ellos afectan solo en el seno, mientras que otros pueden afectar ambos senos y el tejido blando justo debajo de los pezones. Pueden abarcar desde senos agrandados (mastauxa neonatal), acumulación de leche en forma de quiste (galactocele neonatal), inflamación del tejido mamario (mastitis neonatal), absceso neonatal del seno (inflamación del tejido mamario con acumulación de pus) hasta tumores. Aunque los tumores de mama son raros en los recién nacidos, todavía deben analizarse antes de descartarse.

Posibles causas de una masa dura debajo del pezón del niño
Posibles causas de una masa dura debajo del pezón del niño

Mastauxa Neonatal

Mastauxa neonatal se considera un estado fisiológico en los recién nacidos en los que los senos se agrandan debido al efecto de las hormonas maternas.

El estrógeno es la principal hormona responsable de este fenómeno, y ocurre hasta cierto punto en aproximadamente el 70% de los recién nacidos. Normalmente, la ampliación no debe exceder de 1 a 2 cm y debe ser bilateral (en ambos lados) y distribuida uniformemente.

Sin embargo, este no es siempre el caso, ya que algunas partes del tejido mamario pueden responder más fuerte a la influencia del estrógeno, haciéndolo parecer asimétrico o incluso como un bulto. También hay casos de agrandamiento mamario simétrico pero exagerado. Esta condición se llama mastauxa gigante.

Galactocele neonatal

El agrandamiento quístico de los senos es común en las mujeres durante la lactancia. Por razones desconocidas, estos quistes han sido sólidos en algunos bebés con un estado hormonal normal y sin ninguna otra anomalía acompañante. El hallazgo de líquido lechoso durante la biopsia con aguja es un enfoque diagnóstico habitual.

Curiosamente, el galactocele se puede encontrar tanto en niños como en niñas y puede ser unilateral o bilateral. La escisión quirúrgica resuelve este problema, generalmente sin consecuencias.

Mastitis neonatal

La mastitis neonatal es una inflamación del tejido mamario en los recién nacidos. No es muy común, pero es más frecuente en los recién nacidos que tienen agrandamiento de los senos. Esta condición puede ser dolorosa para el bebé y debe diagnosticarse y tratarse con antibióticos lo antes posible.

Absceso mamario neonatal

Este es también un tipo de inflamación del tejido mamario, solo con acumulación de pus en una región en particular. Puede ser difícil o fluctuante al tocar, y puede ser doloroso para el bebé. Los abscesos pueden ocurrir debido a infecciones locales o mastitis neonatal que se localiza en una región particular. El diagnóstico suele ser fácil y el tratamiento depende de la gravedad. Los abscesos pequeños se pueden tratar con antibióticos y cremas tópicas, mientras que las protuberancias más grandes se deben extirpar quirúrgicamente.

Cáncer de mama

En los recién nacidos, el tumor de mama es un hallazgo muy raro. Aún así, deben tenerse en cuenta en ocasiones cuando se encuentra una masa dura en cualquier lugar del área del seno de un bebé.

La neurofibromatosis infantil es uno de los tumores mamarios más comunes en los recién nacidos. Es un tumor benigno y puede presentarse en forma de lesiones solitarias o múltiples. A veces puede crecer sustancialmente y afectar la piel por encima y los órganos internos por debajo.

Aunque es un tumor benigno y no da metástasis, su crecimiento puede ser muy intenso y, en ese sentido, puede afectar a otros órganos. La causa de la neurofibromatosis infantil aún se desconoce, y el tratamiento requiere un enfoque multidisciplinario, especialmente si el tumor ha crecido de tamaño.

De todas estas condiciones, los senos ligeramente agrandados (mastauxa neonatal) son los más comunes, y los padres no deben preocuparse por esto. Cualquier otro bulto o bultos, ya sea solitario o múltiple, debe ser examinado en detalle por el pediatra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *