Los científicos han revelado que una enzima que está presente en el hígado y los riñones limita la actividad de una molécula que desempeña un papel en el metabolismo celular y la longevidad. Su investigación sugiere que el bloqueo de esta enzima podría ser una forma de preservar la salud de estos órganos.

El aumento de los niveles de la llamada molécula antienvejecimiento puede impulsar los tratamientos para enfermedades que afectan el hígado y los riñones

La nicotinamida adenina dinucleótido (NAD+) se denomina “molécula antienvejecimiento” porque la investigación ha demostrado que sus niveles disminuyen con la edad y que restaurarlos puede prolongar años de buena salud e incluso la longevidad en sí.

Esta molécula desempeña un papel clave en varios procesos biológicos 1 que ayudan a las células a obtener energía y mantenerse saludables, como el metabolismo, la reparación del ADN, la expresión de genes y la señalización celular.

Los científicos clasifican NAD+ como una coenzima, lo que significa que no actúa solo sino que ayuda a las enzimas que conducen estos procesos celulares vitales.

Una familia de enzimas con la que NAD+ tiene una antigua “conexión íntima” 2 es con las sirtuinas.

Los estudios han demostrado que a medida que el NAD+ disminuye con la edad, reduce la actividad de sirtuina de manera que afecta la comunicación entre el núcleo celular y sus mitocondrias, que son los diminutos compartimentos que producen energía para la célula.

El control de NAD+ se ‘conserva evolutivamente’

El reciente estudio, dirigido por la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) en Suiza, aparece en la revista Nature 3. Demuestra dos compuestos que podrían restaurar los niveles caídos de NAD+ en el hígado y los riñones.

Las células sintetizan NAD+ desde cero utilizando el aminoácido triptófano como el bloque de construcción principal.

Esta “síntesis de novo” requiere la presencia de ciertas enzimas, incluida una llamada aminocarboxymuconate-semialdehyde decarboxylase (ACMSD), que tiene el efecto de limitar la producción de NAD+.

El equipo describe la forma en que ACMSD controla los niveles de NAD+ en las células como “conservados evolutivamente”.

Su investigación demostró que el mecanismo era el mismo tanto en Caenorhabditis elegans, un tipo de gusano, como en ratones, y que el bloqueo de ACMSD aumentaba tanto la actividad mitocondrial como la NAD+.

Inhibidores selectivos de la ACMSD

Los investigadores descubrieron que el bloqueo de ACMSD también aumentó la actividad de una de las sirtuinas con las que trabaja NAD+. La combinación de la actividad sirtuina elevada y la síntesis aumentada de NAD+ impulsó la actividad mitocondrial.

Trabajando con TES Pharma, el equipo probó el efecto de dos bloqueadores de ACMSD selectivos en modelos animales de enfermedad del hígado graso no alcohólico y daño renal. Ambos compuestos parecían “preservar” la función hepática y renal.

“Dado que la enzima se encuentra principalmente en los riñones y el hígado”, dice la primera autora del estudio, Elena Katsyuba, del Instituto de Bioingeniería de Interfaculty en EPFL, “queríamos probar la capacidad de los inhibidores de la ACMSD para proteger estos órganos de lesiones”.

Como el ACMSD no se presenta en ninguna otra parte del cuerpo, el hallazgo podría allanar el camino para un tratamiento protector que estimule el NAD + sin afectar a otros órganos.

” En pocas palabras, la enzima no se perderá por un órgano que de todos modos no la tiene”.

Elena Katsyuba


Referencias
  1. Potencial terapéutico de estimular NAD+ en el envejecimiento y enfermedades relacionadas con la edad. https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S2468501118300063
  2. Se necesitan dos para el tango: NAD+ y sirtuinas en el control del envejecimiento / longevidad https://www.nature.com/articles/npjamd201617
  3. La síntesis de novo NAD+ mejora la función mitocondrial y mejora la salud https://www.nature.com/articles/s41586-018-0645-6