Medicamentos que su pediatra podría recetar para el dolor cólico en bebés

Cuando los padres sospechan que su hijo tiene dolor, están ansiosos por probar cualquier cosa que pueda hacer que el bebé se sienta mejor. Por lo general, los pediatras evitan recetar medicamentos a los bebés con cólico, pero existen varios tratamientos disponibles.

Medicamentos que su pediatra podría recetar para el dolor cólico en bebés
Medicamentos que su pediatra podría recetar para el dolor cólico en bebés

El cólico infantil es un proceso benigno en el que un bebé que por lo demás está sano tiene arrebatos de llanto inconsolable. Llega a su punto máximo cuando el bebé tiene alrededor de seis semanas de edad, y generalmente termina a los cuatro meses de edad. La ocurrencia es igual en niños y niñas, y similar entre bebés amamantados y alimentados con biberón. El estado socioeconómico tampoco juega ningún papel.

Las causas propuestas de dolor cólico incluyen intolerancia a la proteína de la leche de vaca o lactosa, aumento de la secreción de serotonina, técnica de alimentación deficiente, tabaquismo materno, inmadurez gastrointestinal e inflamaciones, entre otros. Varios estudios han estado tratando de vincular el cólico con migrañas.

Recomendar medicamentos para el cólico es eficiente en el tiempo y conlleva una gran responsabilidad ya que el cólico infantil no es una condición, sino más bien un término para describir lo que le sucede al bebé. Muchos profesionales de la salud recomendarán métodos de comportamiento para calmar a los bebés con cólicos (y por lo demás saludables) y no recetarán medicamentos simplemente porque no se puede garantizar su efectividad, y los efectos secundarios son muchos. Algunos de ellos prescribirán lo que se considera seguro, pero aconsejan probar el remedio durante una semana y, si no es efectivo, dejar de usarlo.

Evaluación médica para el cólico

Por lo general, no se recomienda un tratamiento médico para el dolor cólico ya que el cólico mejora por sí solo después de un cierto período, pero algunos padres encuentran extremadamente difícil hacer frente a las dificultades y el llanto de su bebé, por lo que a menudo solicitan la ayuda de un médico. Aunque es benigno, el dolor de cólico y el llanto son las principales causas de las visitas pediátricas en la primera parte de la vida de un bebé.

Cuando los padres traen a su bebé llorando al médico porque sospecha de cólico, es crucial descartar otras posibles condiciones de salud. Un pediatra generalmente examina al bebé para distinguir el cólico de otras posibles causas de llanto, especialmente las enfermedades graves y tratables, tales como:

  • Infecciones del tracto urinario
  • Infecciones de oído
  • Intolerancia a la proteína de la leche de vaca
  • Apendicitis
  • Reflujo ácido
  • Meningitis
  • Glaucoma
  • Hueso fracturado
  • Síndrome de torniquete de cabello

Los bebés con cólico generalmente no presentan anomalías, pero varios síntomas (si se presentan) son motivo de especial preocupación e incluyen:

  • Diarrea o estreñimiento
  • Vomitos
  • Fiebre
  • Letargo
  • Pobre aumento de peso o pérdida de peso
  • Problemas respiratorios

Después de que se hayan descartado todas las posibles enfermedades y motivos para el llanto, se puede diagnosticar un cólico. La mayoría de los pediatras evitará prescribir medicamentos para el cólico infantil ya que no hay mucha evidencia de su efectividad. Incluso si prescriben medicamentos, se recomienda probar uno a la vez durante aproximadamente una semana para comprobar si son eficientes en el tratamiento del cólico. Los agentes farmacológicos más comúnmente prescritos y solo investigados para el cólico son la simeticona y el bromuro de cimetropio.

Simeticona

La simeticona generalmente se receta para reducir la hinchazón, pero solo para los cólicos graves. Aunque muchos padres afirman que es eficaz, un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo mostró que la simeticona no es más efectiva que un placebo cuando se trata de dolor cólico. Alivia el gas causado por el aire tragado o ciertas fórmulas de manera que combina pequeñas burbujas de gas, produciendo una burbuja más grande que es más fácil de pasar.

La simeticona probablemente no sea particularmente útil para aliviar el dolor de cólico de su bebé, ya que no puede evitar o reducir la formación de gas, pero generalmente se considera seguro.

Solo asegúrese de que el bebé no tome otros medicamentos porque los padres informaron una posible interacción entre las gotas de simeticona y la levotiroxina (un medicamento que se usa para tratar la actividad baja de la tiroides).  Notifique a su pediatra sobre los hábitos alimenticios de su bebé y los medicamentos que toma, si corresponde.

Bromuro de cimetropio

El bromuro de Cimetropio es un medicamento que alivia los espasmos de los músculos intestinales. Mostró éxito en la reducción del llanto inquieto en el 74 por ciento de los lactantes estudiados con cólico, pero con somnolencia como efecto secundario. Se ha utilizado ampliamente en diferentes países en los últimos años.

Medicamentos para evitar

Los sedantes, como el alcohol (agua de la gripe), el fenobarbital o el hidrato de cloral pueden ser tentadores de intentar, pero NO LO HAGAN. Su disponibilidad sin receta da la ilusión de seguridad, pero el uso de estos medicamentos significa que el bebé pasará más tiempo durmiendo que llorando, no porque sean efectivos en el tratamiento del dolor cólico, sino porque el bebé está somnoliento y sedado.

Los antihistamínicos (prometazina, dimenthdrinate, brompheniramine, diphenhydramine) también se usan en el tratamiento del cólico debido a sus propiedades sedantes, pero evite usarlos también, ya que el riesgo potencial de efectos secundarios supera los beneficios, si los hubiera. Phenergan (prometazina) se ha relacionado con un mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMIS).

En conclusión

Ningún medicamento para el cólico en los bebés es completamente seguro. Muchos posibles efectos secundarios pueden ocurrir, como acidez, sequedad de boca, latidos cardíacos rápidos, confusión, mareos, dificultades para respirar, debilidad, náuseas, vómitos, estreñimiento y varias reacciones alérgicas, entre otros.

Los bebés con cólicos pueden ser difíciles de manejar, pero el dolor cólico en los bebés finalmente desaparece con o sin medicamentos. Es mejor probar algunos remedios naturales, cambios en la dieta y técnicas calmantes como mecerse, columpiarse o pañear en lugar de medicamentos, ya que el cólico se resuelve solo con el tiempo.

Trata de mantenerte calmado y positivo durante los días difíciles. Recuerde que pasará en un par de meses y tendrá un bebé feliz y próspero.

Comments are closed.