La diabetes (diabetes mellitus) es una condición a largo plazo causada por un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo.

Diabetes
diabetes, tipos 1 o 2

Más de ocho millones de personas se cree que tienen diabetes, y dos millones se cree que siguen sin darse cuenta. En la actualidad, el número de personas que sufren de diabetes está aumentando a la par con los niveles de obesidad, lo que sugiere una fuerte conexión entre las dos.

La diabetes no tratada puede conducir a serios problemas de salud tales como enfermedades del corazón, ictus, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera.

¿Cómo se desarrolla la diabetes?

La diabetes ocurre ya sea cuando la producción de la hormona insulina que regula la glucosa se ha ralentizado o detenido, o cuando la insulina producida se ha vuelto menos efectiva.

La insulina funciona mediante la estimulación de las células para absorber sólo lo suficiente de glucosa (de la sangre) para la energía que se requieren. Una falta de resultados de la insulina en una sobrecarga de glucosa, que puede causar daño a largo plazo a los órganos, nervios y vasos sanguíneos.

La glucosa puede provenir de alimentos dulces, digerido hidratos de carbono y almidón, o, naturalmente, desde el hígado.

Hay dos tipos de diabetes – diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. La diabetes tipo 1 es cuando el páncreas deja de producir insulina por completo. La diabetes tipo 2 es cuando no hay suficiente insulina es producida por el páncreas, o cuando las células no reaccionan naturalmente a la insulina que se produce.

¿Qué es la diabetes tipo 1?

Tipo 1 o diabetes “insulino-dependiente” es menos común que la de tipo 2. Sólo el 10% de todos los diabéticos tienen el tipo 1.

La diabetes tipo 1 es cuando el páncreas no produce insulina en absoluto. Tiende a aparecer en la infancia o en la adultez temprana (antes de los 40 años) y debe ser regulada mediante la inyección de la insulina regular.

Los síntomas de la diabetes tipo 1

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden desarrollar rápidamente y de repente lo largo de semanas o, a veces días. Los síntomas más comunes de la diabetes tipo 1 incluyen:

  • sed extrema
  • orinar excesiva
  • sensación de cansancio
  • pérdida de peso
  • pérdida de masa muscular.

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • calambres
  • estreñimiento
  • infección de la piel
  • comezón alrededor de los genitales, o la repetición regular de las infecciones como la
  • candidiasis
  • visión borrosa – esto ocurre cuando el cristalino del ojo se seca.

¿Qué causa la diabetes tipo 1?

Aunque actualmente se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1, se cree extensamente para ser una ‘enfermedad autoinmune”.

Una enfermedad autoinmune es una condición que ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error a una sustancia natural y necesario en el cuerpo.

Con la diabetes tipo 1, las células inmunes ataca el sistema en el páncreas. Esto destruye o daña lo suficiente para detener la producción de insulina. Varios expertos atribuyen este hecho a una infección viral.

La genética también se cree que desempeñan un papel en la causa de la diabetes tipo 1; a menudo se ha visto que en las familias.

Las personas que tienen un pariente cercano (padre o hermano) con diabetes tipo 1 tienen una probabilidad del 6% de desarrollar diabetes tipo 1 también.

En algunos casos, la diabetes de tipo 1 puede ser causada por una condición del páncreas conocidas como ‘pancreatitis crónica’. Chronis pancreatitis causa una inflamación del páncreas y puede causar graves daños a las células que producen la insulina.

Leer ahora >  La leche en el desayuno reduce el nivel de azúcar en la sangre durante el día

¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 1?

La diabetes tipo 1 cuanto antes se diagnostique, más pronto se puede tratar. Si la diabetes tipo 1 se deja sin tratamiento durante largos períodos de tiempo, puede causar daños a largo plazo en los órganos.

Si usted experimenta los síntomas relacionados con la diabetes tipo 1, es aconsejable reservar una cita con su médico de cabecera.

En su cita, es probable que su médico de cabecera le pregunte por los detalles con respecto a sus síntomas con el fin de obtener una imagen más clara de su condición. Otras pruebas pueden incluir:

Muestra de orina – Su orina se proyectará en busca de rastros de la glucosa. Por lo general, no debe contener, sin embargo, en el caso de la diabetes, la glucosa puede rebosar a través de los riñones y en la orina.

Análisis de sangre – Si la orina contiene glucosa, se le hará  un examen de sangre para medir los niveles de glucosa. Una muestra de sangre se toma por la mañana antes de haber comido.

Prueba de tolerancia oral a la glucosa (TTOG) – Si sus niveles de glucosa en la sangre no son lo suficientemente altos para el GP de diagnosticar la diabetes, es posible que necesite tener una PTOG. Se le dará una mezcla de glucosa para beber y entonces su sangre será llevada cada media hora durante 2 horas con el fin de monitorear la forma en que su cuerpo se ocupa de la glucosa.

El tratamiento de la diabetes de tipo 1

Diabetes tipo 1 no puede ser completamente curada, sin embargo, hay formas de regular los niveles de glucosa en sangre y tratar los síntomas.

Si usted ha sido diagnosticado con diabetes tipo 1, entonces será referido a un equipo de atención especializada que vigilará de cerca su condición con el fin de identificar los problemas de salud derivados.

El Departamento de Salud (DH) ha delineado las normas nacionales para la atención y el tratamiento de los diabéticos en el ‘Diabetes Marco Nacional de Servicios’. Las normas establecen que un buen cuidado de la diabetes debe incluir:

  • acceso a la información y el apoyo,
  • un plan de atención para ayudar a los diabéticos a llevar una vida s ana,
  • información sobre el control de la glucosa en la sangre, controlar la presión arterial,
  • reducir al mínimo los factores de riesgo y las complicaciones,
  • acceso a los servicios que pueden identificar y tratar las complicaciones,
  • atención hospitalaria eficaz si es necesario.

Vivir con diabetes tipo 1

La dieta y la nutrición

Su médico de cabecera le suele recomendar que una persona con diabetes mantenga una dieta sana y equilibrada que incorpore todos los nutrientes importantes necesarios para el funcionamiento del cuerpo humano.

Algunos consejos importantes que usted puede desear para recordar son:

Reduzca el consumo de grasas saturadas (de origen animal) – La grasa se ​​acumula en las arterias, causando obstrucciones que pueden terminar  en colesterol alto, enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y ataque cardíaco. Reemplazar las grasas saturadas por grasas insaturadas como el aceite de oliva o aceite de colza.

Coma pescado azul – Los expertos recomiendan comer dos porciones de pescado graso a la semana.

Coma 5 porciones de alimentos ricos en carbohidratos con almidón, todos los días – las pastas, pan, patatas, cereales y arroz (equivalentes a 1 taza de pasta).

Leer ahora >  Fármaco derivado de hierbas para la disfunción eréctil puede también aliviar la diabetes

Elija carbohidratos de bajo IG y alimentos integrales.

Comer dos porciones de proteínas todos los días – por ejemplo, la carne magra, pescado, huevos o legumbres (que sirven igual a ¼ de una pechuga de pollo).

Coma por lo menos cinco porciones de frutas y verduras al día.

Coma tres porciones de bajo contenido de grasa los productos lácteos todos los días.

Los diabéticos deben seguir las mismas pautas con el alcohol que los no diabéticos. Siempre es recomendable que beba con moderación (o en absoluto), y sólo beber un máximo de 2-3 unidades por día para las mujeres (equivalente a 1 vaso pequeño de vino), y 3-4 unidades por día para los hombres (equivalente a 1 litro de cerveza).

El ejercicio regular

Considerando que los niveles de glucosa se elevan después de comer y se caen durante la actividad física. Esto significa que es muy importante para los diabéticos de hacer ejercicio regularmente. Los expertos recomiendan que los diabéticos, como todo el mundo, deben tratar de hacer al menos 2 ½ horas de ejercicio aeróbico moderado a la semana. Se recomienda siempre consultar a su médico de cabecera antes de iniciar una nueva actividad, ya que no afecte a los niveles de insulina. Su equipo de atención puede tener que ajustar el tratamiento con insulina o plan de dieta junto con sus hábitos físicos.

No fume

Con la diabetes viene un aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares (ictus, infarto de miocardio, etc.) Fumar aumenta el riesgo aún más por lo que el abandono es aconsejable. Un GP, ​​Life Coach, hipnoterapeuta o Consejero podrían ayudarle a dejar de fumar.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es más común que la tipo 1. 90% de las personas que tienen diabetes tienen el tipo 2.

La diabetes tipo 2 ocurre ya sea cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina o cuando las células del cuerpo no pueden reaccionar adecuadamente a la insulina. Las personas con diabetes tipo 2 no necesitan inyectarse insulina.

Las personas de ascendencia africana en el Caribe o del sur de Asia son más propensos a desarrollar diabetes tipo 2. En contraste con el tipo 1, diabetes tipo 2 tiende a desarrollarse a una edad más avanzada (por lo general después de los 40) sin embargo, puede desarrollarse tan pronto como 25.

Los síntomas de la diabetes tipo 2

No hay síntomas evidentes de la diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 generalmente se descubre durante una revisión de rutina con el médico de cabecera.

Los posibles síntomas pueden incluir:

  • orinar excesiva
  • pérdida de peso inexplicable
  • cansancio extremo
  • sed constante
  • visión borrosa
  • picazón en la piel alrededor de los genitales, o la repetición regular de las infecciones
  • como la candidiasis
  • notablemente cicatrización lenta de heridas y cortes.

Si nota cualquiera de estos síntomas y cree que puede tener la diabetes tipo 2, se recomienda ver a su médico de cabecera para más pruebas.

¿Qué causa la diabetes tipo 2?

Hay una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de la diabetes. Estos incluyen:

Tener sobrepeso u obesidad – especialmente cuando hay un exceso de grasa alrededor del abdomen (esto es a menudo descrito como una ‘manzana’ la forma del cuerpo).

Si es de descendencia afro-Caribe o del sur de Asia.

Si tiene un historial personal de graves problemas de salud mental.

Si es una mujer con sobrepeso con síndrome de ovario poliquístico.

Si un miembro cercano de su familia (padre o hermano) tiene diabetes.

Si usted tiene presión arterial alta o si ha tenido un accidente cerebrovascular o ataque al corazón.

Leer ahora >  6 razones para prevenir la diabetes tipo 2

Si rara vez se ejercita.

Si usted tiene enfermedades conocidas como “intolerancia a la glucosa” o “la glucemia basal alterada ‘, entonces los niveles de glucosa en la sangre será naturalmente más alto de lo normal.

¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 2?

Si por alguna razón cree que podría tener diabetes tipo 2, es recomendable reservar una cita con un médico de cabecera. Su médico de cabecera inicialmente le hará preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas actuales con el fin de obtener una idea más clara de su posible diagnóstico. Se le puede pedir que proporcione las siguientes muestras:

Orina – Se tomará una muestra de orina para buscar signos de la glucosa.

Sangre –Se le pedirán 2 muestras de sangre para 2 pruebas separadas. La primera de ella es conocida como una ‘prueba de glucosa en sangre en ayunas. Se le pedirá que se abstenga de comer nada antes de este examen (tomado por la mañana por lo que el ayuno puede tener lugar durante la noche) con el fin de evaluar sus niveles naturales de glucosa. La segunda prueba se llama una “prueba de tolerancia a la glucosa. El Programa se aplicará si la primera prueba ofrece resultados dudosos y se le requerirá a beber una mezcla de glucosa con el fin de probar cómo sus niveles de glucosa cambian con el tiempo.

El tratamiento de la diabetes tipo 2

Actualmente no existe una cura para la diabetes tipo 2, sin embargo los niveles de glucosa se pueden controlar bien con los cambios de estilo de vida o tomando la medicación prescrita.

La dieta y la nutrición

Al igual que la diabetes tipo 1, los médicos simplemente recomiendan una dieta saludable y balanceada con comidas ingeridas a horas regulares durante todo el día. Beba alcohol con moderación y se adhierase a las pautas recomendadas diariamente.

El ejercicio regular

Los expertos recomiendan un mínimo de 2 horas y media de ejercicio aeróbico moderado por semana para evitar el exceso de grasa, reducir el colesterol y el riesgo de presión arterial alta y enfermedad cardiovascular. Los niveles de glucosa caen durante la actividad física por lo que es importante para los diabéticos para ejercitarme.

No fume

Los diabéticos ya tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o problemas circulatorios. Fumar sólo aumentará aún más estos riesgos.

Medicación

Su médico de cabecera evaluará su necesidad de tratamiento médico durante su cita. Existen ciertos tipos de medicamentos orales disponibles con receta médica, y algunos pacientes pueden requerir inyecciones para estimular la producción de insulina.

¿Cómo puede ayudarle un nutricionista?

Encontrar el equilibrio adecuado de nutrientes necesarios se piensa que es importante para la regulación de la diabetes. Nutricionistas con el objetivo de aplicar sus conocimientos de expertos para un plan de dieta adaptada a sus necesidades individuales. Esto puede ayudar a aliviar algo de la presión y de la confusión que viene con el asesoramiento nutricional en conflicto y las opiniones. La diabetes no se puede curar completamente, pero puede ser regulada y controlada con una dieta adecuada con mayor facilidad. Con la ayuda de un nutricionista, usted puede ser capaz de mejorar significativamente la calidad de su vida con diabetes.