Un fetiche es un objeto no sexual, a veces inanimado que desencadena sensaciones intensas de deseo sexual. Los pies son un fetiche común, pero hay personas que se excitan con zapatos, botas, ropa interior, látex y prendas de goma, narices, orejas, orejas, abdominales bien definidos, orina, heces, menstruación, semen, personas con ciertas características físicas y una larga lista de otros objetos más esotéricos. Los fetiches generalmente comienzan en la adolescencia y continúan durante toda la vida.

Fetiches y qué hacer con ellos (o no)
Fetiches y qué hacer con ellos (o no)

Los psicoanalistas teorizan que en los hombres los fetiches surgen como una forma de lidiar con las incertidumbres sobre la capacidad de usar el pene en las relaciones sexuales. En las mujeres, los fetiches surgen como resultado de interacciones sociales complejas en las que la mujer no puede expresar la excitación sexual. Un fetiche básicamente hace que sea más fácil para una mujer dejar que otros (o ella) sepan que está «excitada», o al menos así es como lo explica la teoría psicoanalítica.

El fetichismo que causa angustia emocional o comportamiento incontrolado se clasifica como una parafilia, un interés disfuncional en el sexo no genital. El fetichismo no es un trastorno a menos que comience a interferir con el resto de su vida. Ser excitado por los pies, por ejemplo, no se consideraría una enfermedad psicológica. Ser estimulado por los pies y gastar los ahorros de toda una vida en modelos de pie, o quitarse los zapatos de las personas que esperan sentadas en bancos mientras esperan el autobús, o pasar 18 horas al día viendo pornografía se consideraría un desorden psicológico.

Algunas personas son completamente normales a excepción de su fetiche. Más comúnmente hay un segundo problema psicológico, como abuso de sustancias, adicción a las drogas, trastornos de la alimentación, trastornos de ansiedad o trastornos de la personalidad. Los fetiches no causan trastornos de la personalidad, pero los trastornos de la personalidad pueden hacer que vivir con un fetiche sea más difícil. Si tiene un problema con el manejo de la ira, la gratificación retrasada o las relaciones apropiadas, tendrá más dificultades para lidiar con un fetiche.

Los psicólogos no están dispuestos a arreglar lo que no se rompe, pero si no está contento con su vida debido a su fetiche, o si tiene problemas para evitar infringir la ley para satisfacer su fetiche, entonces hay varias intervenciones posibles.

Adictos al sexo anónimos y otros grupos
Adictos al sexo anónimos y otros grupos
  • Adictos al sexo anónimos y otros grupos ofrecen un lugar seguro para hablar sobre temas de la vida con fetiches.
  • El entrenamiento en habilidades sociales ayuda a las personas con fetiches a desarrollar las habilidades de comunicación que necesitan para adquirir parejas sexuales para actividades que no involucran el fetiche.
  • La psicoterapia individual se centra en encontrar las causas de un fetiche. Este enfoque requiere un paciente verbalmente fluido y un terapeuta que conozca las posibilidades de transferencia, en las cuales el paciente transfiere la obsesión con el fetiche por la obsesión con el terapeuta.
  • La capacitación asertiva ayuda a las personas a solicitar las relaciones que desean.
  • Los antidepresivos ayudan a las personas a lidiar con la ansiedad social y el miedo a los encuentros sexuales (aunque también pueden causar la pérdida de la libido en las mujeres y la disfunción eréctil en los hombres).
  • El reacondicionamiento orgásmico es un proceso en el cual el paciente se masturba a una imagen del fetiche, y luego sustituye una imagen de genitales apropiados para la orientación sexual justo antes del orgasmo.

Lo importante de entender sobre los fetiches es que si también puedes tener una vida sexual «normal» y no estás haciendo cosas peligrosas, ilegales o inmorales para disfrutar de tu fetiche, entonces es posible que no necesites tratamiento. Si necesitas tratamiento, entonces no es todo sobre el fetiche. Necesita comprender qué es lo que más le interesa en el fetiche, y también necesita tener las habilidades sociales para entablar relaciones sexuales genitales. Nadie debería decirte que nunca debes permitirte un fetiche (a menos que la psicoterapia revele que debes abandonar el fetiche por completo), pero si siempre te estás entregando a tu fetiche, entonces necesitas ayuda psicológica.

Los fetiches en sí mismos son un asunto entre adultos que consienten. Solo cuando la fuerza está involucrada, o el fetiche se convierte en una obsesión, esa intervención es médicamente necesaria. Desarrollar una gama completa de expresión sexual, sin embargo, enriquecerá tu vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *