El bloqueo de una proteína en el hígado puede prevenir la obesidad y sus enfermedades relacionadas, como la diabetes tipo 2 y el hígado graso, en ratones, según una nueva investigación.

¿Han encontrado los investigadores una nueva forma de prevenir la obesidad y sus afecciones asociadas?
¿Han encontrado los investigadores una nueva forma de prevenir la obesidad y sus afecciones asociadas?

Un estudio realizado por el Cincinnati Children’s Hospital Medical Center en Ohio revela que una proteína llamada Argonaute 2 (AGO2) controla cómo se produce y usa la energía en el hígado.

Lo hace silenciando el ARN, una molécula que transporta instrucciones genéticas contenidas en los planos del ADN en el núcleo de la célula a la maquinaria de fabricación de proteínas de la célula.

Los científicos revelaron que, al silenciar el ARN, el AGO2 ralentiza el metabolismo en el hígado y la capacidad del órgano para procesar una dieta alta en grasas.

Sin embargo, cuando eliminaron AGO2 en los hígados de ratones con una dieta alta en grasas, los ratones no se volvieron obesos y no desarrollaron diabetes tipo 2 y enfermedad de hígado graso.

La enfermedad del hígado graso, o más exactamente, la enfermedad del hígado graso no alcohólico, es una condición en la que la grasa se acumula en el hígado. Puede dañar gravemente el órgano, cuyo trabajo principal es limpiar y desintoxicar la sangre.

Ciclo vicioso en metabolismo energético interrumpido

Los hallazgos sugieren que el silenciamiento de ARN por AGO2 vincula dos procesos importantes: el control del suministro de energía y la producción de proteínas dentro de las células.

“Este mecanismo”, señalan los investigadores en un documento recientemente publicado de Nature Communications sobre su trabajo, “puede ser el núcleo de un círculo vicioso en el metabolismo energético alterado en el hígado obeso”.

El equipo identificó AGO2 después de examinar y analizar el comportamiento de los genes y las proteínas asociadas a las que se dirigen en el hígado.

Examinaron el efecto de la eliminación de proteínas que juegan un papel clave en el metabolismo hepático en ratones normales y genéticamente modificados que fueron alimentados con dietas altas en grasas.

La autora principal del estudio, Takahisa Nakamura, profesora asistente en el Departamento de Pediatría del Hospital Infantil de Cincinnati, advierte que la ciencia es “todavía básica” y que es demasiado pronto para decir cómo podría traducirse en nuevos tratamientos.

Sin embargo, podría haber implicaciones importantes para el tratamiento de “trastornos metabólicos crónicos como la diabetes , las enfermedades del hígado graso y otras enfermedades asociadas a la obesidad”, señala.

Lo que han logrado hasta ahora, sugiere Nakamura, debería ayudarlos a buscar posibles tratamientos nuevos que ataquen la obesidad y las enfermedades asociadas al alterar el equilibrio energético en el hígado.

El trabajo adicional implicará la confirmación de estos hallazgos en “modelos de laboratorio” y el desarrollo de un bloqueador experimental de AGO2 para pruebas clínicas en humanos.

La epidemia de obesidad y el desequilibrio calórico

La obesidad es un problema de salud pública mundial que ha alcanzado proporciones epidémicas. La mayoría de las personas en el mundo ahora viven en países donde llevar demasiado peso es más fatal que tener bajo peso.

El problema ha surgido debido a un desequilibrio de calorías; estamos consumiendo más, pero quemando menos, calorías ahora que hace unas décadas.

La razón principal por la que estamos consumiendo más calorías es porque ha habido un aumento mundial en el consumo de alimentos con alto contenido de energía, particularmente aquellos con alto contenido de grasas.

Además, estamos quemando menos calorías porque nos movemos y nos esforzamos mucho menos que nuestros antepasados; cada vez más usamos el transporte motorizado y tenemos trabajos y estilos de vida más sedentarios.

La consecuencia de esto es un aumento en muchas enfermedades relacionadas con la obesidad, como enfermedades cardíacas , accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2, algunos cánceres e hígado graso.

Los resultados del nuevo estudio sugieren que una forma de abordar esto podría ser alterar el metabolismo en los hígados de las personas, ya que el hígado es un “órgano principal para el consumo de energía”.

El estudio se centra en la producción de proteínas en las células, que es uno de los procesos en el hígado que necesita mucha energía. Esto representa hasta el 30 por ciento de la energía utilizada en el hígado.