Existe un mito muy común y omnipresente que vincula una disminución de la testosterona a la masturbación o más bien a la masturbación y la eyaculación. Hay muy poca evidencia científica para apoyar tal hipótesis. Una de las razones por las cuales este mito parece haber evolucionado es debido a varios estudios que relacionan la abstinencia con un aumento en la testosterona.

Efectos de la masturbación en la testosterona

Sí, se ha descubierto que el séptimo día de abstinencia de toda actividad sexual, incluida la masturbación, tiene niveles “pico” de testosterona. Los detalles reales sin embargo se encuentran en la diferencia en los niveles de testosterona que se encuentran. Un estudio realizado en la Universidad de Zhejiang encontró que los niveles de testosterona eran del 146% de los niveles normales luego de seis días de abstinencia. Puede parecer mucho aumento, pero en realidad no es suficiente para proporcionarle al cuerpo ningún beneficio físico de la testosterona.

Los culturistas o incluso los asistentes casuales del gimnasio que están muy preocupados por los niveles de testosterona en su cuerpo no necesitan preocuparse por los efectos secundarios de la masturbación, ya que la eyaculación no afecta los niveles de testosterona de manera significativa.

El semen en nuestro cuerpo no es la fuente primaria o el producto final de la testosterona, por lo que su eyaculación del cuerpo no hace ninguna diferencia. De hecho, el proceso de la eyaculación, fisiológicamente hablando, tiene muy poco que ver con la testosterona. La eyaculación está mediada por la serotonina y el óxido nítrico junto con la contracción física de los músculos relevantes.

La testosterona se ve como un promotor de la libido o el deseo, lo que puede conducir a un aumento en la probabilidad de la eyaculación, pero no tiene nada que ver con eso directamente. Una cosa que puede causar una disminución en los niveles de testosterona es masturbarse compulsivamente hasta el punto de afectar otras facetas de su vida en la escuela, el trabajo o las interacciones sociales.

En tal estado, el cuerpo no se pone en un “estado de búsqueda de pareja” o no espera recibir relaciones sexuales y, por lo tanto, puede conducir a una disminución en la cantidad de testosterona que se produce. También es extremadamente difícil poner un número sobre cuánto masturbarse es demasiado masturbarse, pero basta decir si una persona está evitando activamente todo lo demás para masturbarse, entonces él / ella probablemente tenga un problema.

También hay evidencia científica que apunta a un aumento en la testosterona inmediatamente después de la actividad sexual, incluida la masturbación. Este aumento es de nuevo temporal y volverá a la normalidad poco después. Las personas más jóvenes tienen más probabilidades de ver un aumento en sus niveles de testosterona que las personas mayores.

El hecho es que los niveles de testosterona se ven afectados por una gran cantidad de factores, incluidos, entre otros, el estrés, la dieta, la actividad física y la genética. Los niveles de testosterona también pueden variar con el conocimiento de que se va a realizar una prueba en los próximos días.

Siempre hay historias sobre entrenadores deportivos que establecen una regla de ‘no sexo’ para sus atletas antes de los grandes eventos para que no pierdan su ventaja. Esta idea también se debe a la creencia errónea de que tener relaciones sexuales o masturbarse disminuye la cantidad de testosterona en el cuerpo y hace que la persona sea menos agresiva.

Al igual que muchos mitos, este ha existido durante mucho tiempo sin ningún respaldo científico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *