La dificultad para tragar alimentos, e incluso líquidos en casos severos, se llama disfagia. La disfagia a veces también puede estar asociada con la deglución dolorosa. El problema que causa este síntoma también puede ser lo suficientemente grave como para hacer que la ingestión de alimentos y líquidos sea imposible.

Dificultad para tragar alimentos

La dificultad para tragar puede ocurrir cuando uno está comiendo alimentos rápidamente o no masticando correctamente. Esto no suele ser motivo de gran preocupación, pero si el problema persiste, debe abordarse lo antes posible.

La disfagia puede ocurrir a cualquier edad, pero generalmente se desarrolla en adultos.

Síntomas que pueden estar asociados con la disfagia

La disfagia puede asociarse con muchos otros síntomas relacionados con la deglución. Estos pueden incluir los siguientes problemas:

  • No poder tragar
  • Devolver la comida o regurgitar.
  • Experimentando dolor al tragar, también llamado odinofagia.
  • La experiencia de que la comida se queda atrapada en la garganta, el pecho o detrás del esternón. Esto también puede causar dolor en estas áreas.
  • Voz ronca.
  • Babeando.
  • Experimentar ácido estomacal o comida regresando a la garganta.
  • Acidez estomacal frecuente.
  • Arcadas o tos al tragar.
  • Cortar los alimentos en trozos más pequeños o tener que evitar ciertos alimentos.
  • Perder peso.

Se sugiere consultar a un médico si estos síntomas están asociados con la disfagia con el fin de determinar y tratar la causa. Si hay una obstrucción que causa un problema respiratorio o si la comida se atasca en el pecho o la garganta, debe buscar atención médica inmediata.

Causas

Las causas de la disfagia se pueden dividir en aquellas que afectan partes específicas de la anatomía involucrada en la deglución.

Disfagia esofágica

Este síntoma ocurre cuando el paciente experimenta que la comida se atasca en la garganta o el pecho cuando se inicia la deglución. Las causas pueden incluir lo siguiente:

  • Acalasia: ocurre cuando el músculo esofágico inferior no se relaja adecuadamente para permitir que la comida ingrese al estómago. Esto puede hacer que los alimentos vuelvan a la garganta.
  • Estenosis esofágica: el estrechamiento del esófago puede ocasionar que pedazos grandes de alimentos queden atrapados.
  • Espasmo difuso: ocurre cuando hay múltiples contracciones del esófago mal coordinadas a alta presión, generalmente después de tragar.
  • Tumores esofágicos: cuando hay tumores esofágicos, la ingestión tiende a empeorar progresivamente.
  • Cuerpos extraños: a veces los alimentos pueden obstruir parcialmente la garganta o el esófago. Las personas con prótesis dentales y aquellos que tienen dificultades para masticar su comida, pueden tener más probabilidades de tener pedazos de comida que se quedan atrapados en el esófago.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): el daño al tejido esofágico, debido a que el ácido del estómago regresa al esófago, puede provocar espasmos o cicatrices y estrechamiento del esófago inferior.
  • El anillo esofágico: un área delgada de estrechamiento en el esófago inferior puede, a veces, causar dificultad para tragar alimentos sólidos.
  • Esofagitis eosinofílica: este problema puede estar relacionado con alergias alimentarias y es causado por la presencia de una gran cantidad de eosinófilos en el esófago.
  • Radioterapia: este tratamiento del cáncer puede provocar inflamación y cicatrización del esófago.

Disfagia orofaríngea

Hay ciertas condiciones que pueden debilitar los músculos de la garganta que dificultan la deglución. Esto puede causar la experiencia de asfixia o arcadas o sentir que la comida viaja a otras áreas, como por la tráquea o por las vías nasales. Estas causas pueden incluir lo siguiente:

  • Daño neurológico, como un accidente cerebrovascular o una lesión en el cerebro o la médula espinal.
  • Trastornos neurológicos, como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple o la distrofia muscular.
  • Divertículos faríngeos, cuando una pequeña bolsa se forma y recolecta partículas de alimentos en la garganta (a menudo justo por encima del esófago) produce dificultad para tragar, mal aliento, gorgoteo, tos o aclaramiento repetido de la garganta.
  • Cáncer: algunos cánceres, como el carcinoma bronquial, pueden causar dificultad para tragar.

Administración

Por supuesto, el tratamiento de la disfagia dependerá de la causa del problema. Por lo tanto, se sugiere que los pacientes que experimentan los signos y síntomas mencionados anteriormente, consulten con su médico para que se los evalúe y se los derive apropiadamente para el tratamiento correcto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *