Ha sido popular durante un tiempo tener una imagen corporal perfecta, que a menudo incluye cuerpos similares a modelos muy delgados. Esta tendencia ha sido seguida por muchas personas, pero lamentablemente, en algunos de ellos a tal punto que causa trastornos metabólicos y psicológicos.

Consecuencias de malas elecciones de dieta

Cada día surgen nuevos planes de dieta y solo algunos de ellos tienen todo lo que se necesita para el correcto funcionamiento del cuerpo humano. Otros tienen una cantidad inferior a la requerida de uno o más tipos de nutrientes o son muy restrictivos en términos de ingesta calórica. Ambos tienen muchas desventajas y algunos de ellos se describen aquí.

Dieta baja en carbohidratos

Los carbohidratos son siempre restringidos en las dietas de pérdida de peso, y deben ser en cierto grado. Sin embargo, las limitaciones extremas no están justificadas e incluso son dañinas. El organismo humano en realidad utiliza carbohidratos para formar aminoácidos no esenciales, que constituyen los bloques de proteínas que constituyen nuestros músculos, pero también tienen funciones importantes en el organismo como enzimas, factores de coagulación y proteínas sanguíneas.

Las personas que practican planes de dieta baja en carbohidratos por lo general recuperan su peso muy rápido, ya que su organismo se ha adaptado a su menor ingesta. Una vez que la ingesta de carbohidratos regrese a niveles normales, en realidad ganarás peso más rápido de lo que lo perdiste. Otra cosa importante acerca de las dietas extremadamente bajas en carbohidratos proviene de la idea errónea de que la grasa se puede perder en un corto período de tiempo. Eso no es exactamente cierto. En la falta de carbohidratos, es más fácil para el organismo humano usar proteínas de los músculos como fuentes de energía, y solo después de aproximadamente dos semanas de dieta comienza realmente la lipólisis (degradación del tejido graso). Hasta ese momento, la masa muscular ciertamente disminuirá.

Dieta extremadamente baja en grasas

Toda persona que quiera perder peso debe evitar alimentos ricos en grasas, pero incluso cuando se reducen las grasas, no debemos exagerar. Hay componentes de la grasa llamados ácidos grasos esenciales, e incluyen ácidos grasos omega-3 y omega-6, que solo se pueden encontrar en alimentos ricos en grasas, como el aceite de oliva, el aceite de girasol, las nueces y el aceite de soja, y el El término “esencial” significa que el organismo no puede componerlos y que deben consumirse. Estos ácidos grasos son necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso, como componentes de construcción de la mielina, la sustancia que forma la capa de mielina alrededor de las fibras nerviosas, que actúa como un aislante eléctrico. Además, el funcionamiento del sistema inmune y sus mediadores más importantes, las interleuquinas y los leucotrienos, depende en gran medida de los ácidos grasos esenciales.

Dieta baja en proteínas

Dieta baja en proteínas

Afortunadamente, las dietas bajas en proteínas ya no se propagan, ya que sus efectos nocivos fueron más que evidentes. Estas dietas no promueven la pérdida de grasa, y además, disminuyen la masa muscular e introducen cambios metabólicos peligrosos. En términos simples, las proteínas son las cadenas que constan de 20 tipos diferentes de aminoácidos. Diez de ellos son aminoácidos esenciales, por lo que deben ser ingeridos. El trastorno de la desnutrición causado por la baja ingesta de proteínas se llama kwashiorkor, y se caracteriza por hinchazón generalizada.

Baja ingesta calórica

La forma más inteligente de perder peso sería reducir la ingesta calórica, pero mantener las proporciones óptimas de los nutrientes importantes. Sin embargo, las personas que sufren de trastornos de la alimentación, como la anorexia nerviosa, tienden a consumir muy pocas calorías, lo que a su vez afecta su salud. Estas personas tienen poca energía y a menudo sufren enfermedades psicológicas y físicas graves, debido a sus hábitos alimenticios.

Sara Ostrowe, es una fisióloga nutricionista y el ejercicio con una práctica asesoramiento nutricional privada para adolescentes y adultos. Desde el año 2000, Sara ha ayudado a personas con una amplia gama de necesidades de nutrición de mejorar su rendimiento deportivo, mejorar su salud física y mental , y hacer de comer y de comportamiento de ejercicio cambios positivos en la vida. Desde los atletas de élite, estudiantes universitarios, y los actores, a los profesionales que trabajan, adolescentes, modelos de moda, y las madres embarazadas, Sara ha ayudado a una amplia gama de personas a alcanzar sus metas de nutrición a corto y largo plazo. Ampliamente reconocida en el ámbito de la salud como una gran experta en nutrición.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *