Cómo un mecanismo de lactancia puede afectar el cáncer de mama

Una nueva investigación muestra cómo un mecanismo normal que ayuda a que la mama se adapte a la lactancia materna podría conducir a la acumulación de células mamarias premalignas.

Algunos de los mecanismos que permiten la lactancia de los senos también podrían conducir a la acumulación de células mamarias anormales
Algunos de los mecanismos que permiten la lactancia de los senos también podrían conducir a la acumulación de células mamarias anormales

El vínculo entre la lactancia materna y el cáncer de mama ha sido objeto de varios estudios. El Instituto Nacional del Cáncer cita algunas investigaciones que sugieren que, inmediatamente después del embarazo y el parto, el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de mama es mayor 1.

Sin embargo, este riesgo es temporal y, en general, los científicos creen que la lactancia materna reduce la probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Solo el 3 por ciento de las mujeres con cáncer de mama desarrollan la enfermedad cuando están amamantando 2.

Una nueva investigación ayuda a iluminar el vínculo entre la lactancia materna y el cáncer de mama, ya que los científicos revelan cómo un mecanismo molecular que es una parte natural del proceso de lactancia materna puede ser “secuestrado” por las células de cáncer de mama y utilizado para ayudarles a sobrevivir.

Anni Wärri, profesora adjunta del Centro Médico de la Universidad de Georgetown en Washington, DC, dirigió el nuevo estudio, que fue publicado en la revista Cell Death Discovery 3.

El papel de la autofagia en la lactancia materna

Wärri y sus colegas se propusieron estudiar el llamado proceso de autofagia en ratones. La autofagia 4 es un “proceso de autodegradación” que cumple importantes funciones de “mantenimiento”. Ayuda a eliminar proteínas disfuncionales y residuos celulares, entre otros.

El proceso de autofagia se considera en gran parte como un mecanismo de supervivencia; Algunos estudios han propuesto que previene la formación de tumores.

Sin embargo, el papel de la autofagia tanto en la fisiología normal de las glándulas mamarias como en el cáncer de mama sigue sin estar claro, explica el autor principal Robert Clarke, codirector del Programa de cáncer de mama en Georgetown Lombardi y decano de investigación en el Centro médico de la Universidad de Georgetown.

“No se sabía cómo se regulaba esta transición crítica entre la supervivencia de las células ductales o la muerte. Los estudios anteriores se habían centrado en una vía diferente: la apoptosis, una forma diferente de muerte celular”, dice Clarke.

En el nuevo estudio, los investigadores muestran que la autofagia ayuda a controlar si las células que proporcionaron la leche durante la lactancia sobrevivirán o morirán una vez que termine la lactancia.

“El estudio, por primera vez, identifica el cambio molecular, la respuesta de la proteína desplegada (UPR), que activa la autofagia, que controla el destino de las células mamarias productoras de leche”, explica Wärri.

“Mostramos que la vía de apoptosis está separada del conmutador UPR / autofagia, aunque los procesos trabajan claramente juntos”, agrega Clarke.

Autofagia reversible y cáncer de mama.

Wärri y el equipo examinaron un proceso de remodelación mamaria en dos etapas que se produce después de la lactancia. Este proceso se llama involución.

Como explican los investigadores, las dos etapas de la remodelación de los senos se producen durante la lactancia y el destete. En la etapa anterior, las células mamarias activan su función de supervivencia para mantener la lactancia a través de los conductos lácteos cuando la madre toma breves pausas de la lactancia materna. Esta fase se llama involución reversible.

Por el contrario, en la segunda etapa, posterior al destete, las células mamarias activan el “interruptor de la muerte”. Esto devuelve las glándulas mamarias a su estado normal, sin lactancia. Esta etapa se llama involución irreversible.

Para estudiar estos cambios, los investigadores utilizaron un modelo genético de ratón de deficiencia de autofagia. Los investigadores también utilizaron dos medicamentos diferentes para inhibir o estimular el proceso de autofagia.

Wärri y sus colegas descubrieron que cuando las crías de ratón dejan de amamantar, una acumulación de proteína de la leche en los conductos lácteos desencadena la UPR. A su vez, esto activa el modo de supervivencia de la autofagia. Cuando el cachorro del ratón reanuda la lactancia materna y la lactancia comienza de nuevo, la UPR y la autofagia vuelven a bajar a sus niveles normales.

Sin embargo, la acumulación de proteínas de la leche que se produce durante el destete provoca un estrés celular que, a su vez, activa el interruptor pro-muerte en la autofagia.

Como explica el autor principal, la señalización de supervivencia en la etapa de autofagia reversible puede ser la que ayude a las células precancerosas a sobrevivir, ya que la acumulación de células mamarias anormales puede provocar cáncer.

“Es comprensible que se puedan desarrollar células anormales en el tejido mamario porque la glándula mamaria sufre muchos cambios durante la vida”, dice Wärri. “Este estado constante de flujo puede contribuir a la acumulación de algunas células anormales”, agrega.

Tratamiento del cáncer de mama con un medicamento contra la malaria

Finalmente, los investigadores también encontraron que la cloroquina, un medicamento contra la malaria, puede detener la autofagia durante la involución, lo que hace que el seno vuelva a su estado normal. Estos hallazgos, explican los investigadores, respaldan el papel de la cloroquina como tratamiento para el carcinoma ductal in situ.

“Estos son los primeros datos preclínicos en vivo en apoyo de un ensayo clínico que prueba un inhibidor de la autofagia para la prevención de la progresión maligna de la mama intraductal al cáncer de mama invasivo”, escriben los autores.

Sin embargo, los autores destacan claramente que los hallazgos no significan que la lactancia materna aumenta el riesgo de cáncer de mama.

“La lactancia materna se ha asociado claramente con la reducción del riesgo de cáncer de mama. Esto podría deberse a que, una vez que se completa la lactancia, la programación pro-muerte toma el control, lo que puede matar células anormales”, explica el autor principal del estudio.

“El vínculo entre la remodelación de la mama y el cáncer de mama es un gran rompecabezas, y tenemos una nueva pieza importante para agregar a la imagen emergente”.


Referencias:

  1. Instituto Nacional del Cáncer – ¿Afecta el embarazo el riesgo de otros cánceres? https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/hormones/reproductive-history-fact-sheet#q5
  2. JOGNN – Diagnóstico de cáncer de mama durante la lactancia materna: cuando chocan dos mundos https://www.jognn.org/article/S0884-2175(15)35111-X/fulltext
  3. Cell Death Discovery – La autofagia y la respuesta de la proteína desplegada (UPR) regulan la involución de la glándula mamaria al restringir los cambios irreversibles impulsados ​​por la apoptosis https://www.nature.com/articles/s41420-018-0105-y
  4. PubMed Central® – Autofagia: mecanismos celulares y moleculares https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2990190/

Comments are closed.