¿Qué es la rinitis alérgica, exactamente? ¿Y cómo lo tratan los médicos? Este artículo hace un resumen de todos los detalles importantes que debe saber.

El polen es importante para la producción continua de vida vegetal, y especialmente en la primavera, está en el aire por todas partes. Al mismo tiempo, el polen puede ser la perdición de la existencia, irritar los senos nasales y provocar las reacciones alérgicas más graves. Esto se conoce comúnmente como rinitis alérgica o fiebre del heno.

Hay algunos tratamientos de venta libre, pero en muchos casos, las reacciones son más fuertes de lo que esos medicamentos pueden aliviar. Por lo tanto, los médicos tienen la tarea de encontrar un medicamento que realmente detenga los síntomas relacionados con las alergias. La forma en que los médicos tratan la alergia al polen depende de la gravedad de la reacción y los tipos de síntomas sufridos.

Medicamentos que alivian la rinitis alérgica
Medicamentos que alivian la rinitis alérgica

Los síntomas comunes de una alergia al polen

Las alergias al polen, a menudo denominadas “estacionales” porque son más problemáticas durante la temporada de crecimiento (primavera) son extremadamente comunes y los síntomas son fácilmente reconocibles. Incluyen:

  • Goteo o congestión nasal.
  • Ojos que pican y lloran.
  • Picazón en la nariz y la garganta.
  • Estornudo.
  • Tos.
  • Sibilancias.

Estos síntomas son lo suficientemente graves en las personas con alergia al polen, pero pueden ser complicados en las personas que también tienen asma, empeorando los síntomas del asma y provocando ataques de asma.

¿Cómo se produce una alergia al polen?

Todos tienen que respirar, y cuando el polen está en el aire, eso significa que el polen también se inhala. Una vez en su sistema, el polen libera proteínas en el revestimiento del sistema respiratorio. Normalmente, esas proteínas no causan un problema, pero en las personas con una respuesta alérgica, el cuerpo ve erróneamente estas proteínas como algo dañino.

Leer ahora >  El control de los síntomas de la rinitis alérgica

En estos casos, el cuerpo libera anticuerpos para combatir la amenaza de que el cuerpo sienta las proteínas presentes, que a su vez liberan histamina, la sustancia en el cuerpo responsable del exceso de mucosidad, inflamación, picazón y erupciones.

Algunos de los pólenes más comunes que causan rinitis alérgica son:

  • Varios tipos de césped (el más común, según la Fundación para el asma y la alergia).
  • Algunos árboles, especialmente cedro, roble, álamo y abedul.
  • Un número de malezas, especialmente la ambrosía, tumblewage y artemisa.

Si no está seguro de qué tipo de polen es problemático para usted, consultar con un médico puede conducir a pruebas que determinarán la sensibilidad a varios tipos de polen. Entonces, es más fácil tratar la alergia, así como trabajar para evitar el contacto con el tipo de polen que causa más problemas.

Medicamentos para la rinitis alérgica

Una vez que un médico recibe una alerta sobre la condición y se identifica la causa, hay varias opciones de tratamiento, algunas más comunes que otras. El tipo de tratamiento que mejor resuelva el problema depende de la gravedad de los síntomas, la respuesta a ciertos tipos de medicamentos y el tipo de polen que desencadena la reacción.

Eche un vistazo a las nueve opciones de tratamiento que los médicos pueden elegir para tratar la rinitis alérgica.

Antihistamínicos: disponible sin prescripción médica o en dosis más fuertes a través de las recetas, este medicamento generalmente se proporciona en forma de píldora, con opciones para gotas para los ojos y un aerosol nasal. Los antihistamínicos reducen la cantidad de histamina en el cuerpo, aliviando los síntomas de la rinitis alérgica.

Descongestionantes: también disponibles sin prescripción médica en forma de pastilla, líquido o aerosol nasal, los descongestionantes son otro recurso para los médicos que tratan la fiebre del heno. Los descongestionantes trabajan para aliviar la inflamación de los senos paranasales y las vías respiratorias, aliviando una serie de síntomas. Sin embargo, los médicos también advierten que no deben usar descongestivos durante más de dos o tres días debido a efectos secundarios como insomnio, irritabilidad, dolor de cabeza y presión arterial alta.

Leer ahora >  El control de los síntomas de la rinitis alérgica

Corticosteroides nasales: debido a que los enfermos de fiebre del heno parecen encontrar el mayor alivio para estos, los médicos tienden a prescribir primero los corticosteroides nasales. Esto se considera seguro para el uso a largo plazo y tiene pocos efectos secundarios, al mismo tiempo que previene y alivia la inflamación, la picazón y la secreción nasal.

Modificadores de leucotrienos: en algunos casos, un paciente no puede tolerar los aerosoles nasales. En tales casos, estas tabletas se pueden prescribir para reducir la presencia de leucotrienos en el cuerpo (lo que causa un exceso de moco y otros síntomas de alergia). Este tratamiento se usa con más frecuencia en las personas con asma leve que también padecen rinitis alérgica, pero se vigila cuidadosamente debido a los efectos secundarios que, en raras ocasiones, pueden incluir cambios psicológicos.

Ipratropio nasal: si el peor síntoma es el goteo nasal posterior (secreción nasal), un médico puede encontrar que esta es la mejor solución, ya que el ipratropio evita que las glándulas de la nariz produzcan el exceso de líquido que conduce a su nariz. Se prescribe en un spray nasal.

Corticosteroides orales: en algunos casos, cuando los síntomas de alergia son graves, un médico puede prescribir esteroides en forma de píldoras. Esto ayudará rápidamente a aliviar la inflamación, pero es importante no tomarlos durante períodos prolongados, ya que tienen efectos secundarios negativos.

Cromolyn sodium: este tratamiento es más efectivo de manera preventiva, y está disponible sin receta en aerosol nasal o en forma de gotas para los ojos con receta. Al igual que los antihistamínicos, previene la producción de histamina, lo que anula la aparición de síntomas.

Leer ahora >  El control de los síntomas de la rinitis alérgica

Tabletas sublinguales: para algunos, es posible utilizar una tableta pequeña que se disuelve debajo de la lengua para controlar los síntomas de alergia. La dosis diaria funciona como una vacuna, que contiene una cantidad mínima del alérgeno (polen) que se libera en el cuerpo para “acondicionarlo” contra el alérgeno real.

Vacunas contra la alergia: esta es una forma de inmunoterapia, que los médicos suelen prescribir en casos graves de alergia al polen. Al igual que la dosis sublingual, las inyecciones contra la alergia inyectan pequeñas cantidades de polen que causan una reacción alérgica, y durante varios años, el sistema inmunológico del cuerpo desarrolla una tolerancia, anulando la respuesta que causa los síntomas de alergia.

Además de los métodos prescritos para el tratamiento, los médicos pueden recomendar algunos medios domésticos para reducir los efectos de los síntomas de la fiebre del heno. Enjuagar los senos paranasales, usar aloe vera u otros ungüentos, y tomar antihistamínicos de venta libre puede ayudar a controlar los síntomas hasta que otros medicamentos comiencen a funcionar.

Conclusión

La identificación de la causa subyacente de una alergia al polen permite que los síntomas se traten adecuadamente, especialmente porque algunas terapias involucran el uso de ese alergeno específico como parte del tratamiento. La calidad de vida mejora en gran medida con la reducción de los síntomas, y su salud general puede mejorar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *