En un estudio de los mecanismos de inflamación en el cerebro, los investigadores de la Universidad de Bonn en Alemania han identificado cómo, a medida que envejecemos, un círculo vicioso de respuestas inflamatorias mal reguladas conduce a la pérdida de células cerebrales.

¿Cómo ocurre la inflamación crónica en el cerebro?
¿Cómo ocurre la inflamación crónica en el cerebro?

Recientemente, esos investigadores realizaron un estudio que investigó los mecanismos que regulan la inflamación en el cerebro, lo que sucede cuando dejan de funcionar correctamente y por qué puede suceder.

El receptor cannabinoide tipo 1 (CB1), dicen, juega un papel importante en el procesamiento de la sensación de “fiebre” producida por el cannabis.

También parece estar involucrado en la regulación de las reacciones inflamatorias en el cerebro.

Si los receptores CB1 no responden, esto contribuye al desarrollo de la inflamación crónica, que eventualmente puede conducir a la pérdida de las células cerebrales. Así informa el documento de estudio, ahora publicado en la revista Frontiers in Molecular Neuroscience .

‘Señales de freno’ para la inflamación

Los investigadores dicen que la respuesta inmune en el cerebro se monta a través de células microgliales, un tipo de célula inmunológica especializada que se encuentra en el sistema nervioso central , que incluye el cerebro y la médula espinal.

Microglia funciona respondiendo a las bacterias y eliminando las células nerviosas que funcionan mal. Al mismo tiempo, envían señales para reclutar otros tipos de células inmunitarias y desencadenar inflamación cuando sea necesario.

Sin embargo, si no se regula, una reacción inflamatoria en el cerebro puede atacar y dañar erróneamente el tejido cerebral sano.

“Sabemos que los llamados endocannabinoides desempeñan un papel importante en esto”, explica el coautor del estudio, el Dr. Andras Bilkei-Gorzo. “[Endocannabinoides]”, continúa, “son sustancias mensajeras producidas por el cuerpo que actúan como una especie de señal de freno: [t] ey previenen la actividad inflamatoria de las células gliales”.

Estas sustancias mensajeras actúan uniéndose a ciertos receptores, uno de los cuales es CB1. Un segundo es el receptor cannabinoide tipo 2 (CB2).

Las células microgliales tienen bajos niveles de CB2, e incluso menos, o no, CB1, explican los investigadores. Aún así, estas células inmunitarias reaccionarán a los endocannabinoides a pesar de esta falta.

” Sin embargo, las células microgliales prácticamente no tienen CB1 y un nivel muy bajo de receptores CB2. Por lo tanto, son sordas en la oreja CB1. Y sin embargo reaccionan a las correspondientes señales de freno, por lo que este es el caso, hasta ahora ha sido desconcertante”.

Dr. Andras Bilkei-Gorzo

Neuronas que ‘traducen’ endocannabinoides

Este es precisamente el acertijo que el Dr. Bilkei-Gorzo y sus colegas se propusieron resolver en el presente estudio. La investigación comenzó con la observación de que hay un cierto grupo de neuronas que contienen una gran cantidad de receptores CB1.

Los investigadores trabajaron con ratones especialmente diseñados, en los cuales los receptores CB1 encontrados en estas neuronas habían sido apagados.

El Dr. Bilkei-Gorzo dice: “La actividad inflamatoria de las células microgliales se incrementó permanentemente en estos animales”. Sin embargo, en ratones con receptores CB1 completamente funcionales, la inflamación se regularizó como de costumbre.

“Con base en nuestros resultados”, dice, “suponemos que los receptores CB1 en las neuronas controlan la actividad de las células microgliales”.

Esto llevó a los investigadores a teorizar que las células microgliales no se comunican directamente con otras células nerviosas. En cambio, los científicos creen que las células microgliales liberan endocannabinoides, y estos se unen a los receptores CB1 que se encuentran en las neuronas cercanas.

Estas neuronas podrían ser capaces de comunicarse con otras células nerviosas y, por lo tanto, la respuesta inmune está regulada indirectamente.

Sin embargo, el Dr. Bilkei-Gorzo y su equipo explican que con la edad, la producción de endocannabinoides disminuye progresivamente, lo que lleva a la regulación inadecuada de la respuesta inmune y potencialmente a la inflamación crónica.

“Dado que los receptores neuronales CB1 ya no se activan lo suficiente, las células gliales están casi constantemente en modo inflamatorio”, dice el Dr. Bilkei-Gorzo.

“Como resultado, mueren más neuronas reguladoras, por lo que la respuesta inmune está menos regulada y puede volverse libre”, agrega.

¿Puede el cannabis prevenir el envejecimiento cerebral?

Los autores advierten que, dado que los resultados se obtuvieron en ratones, todavía no se pueden extender claramente a los seres humanos, y se necesita más investigación para confirmar que se aplican los mismos mecanismos.

Sin embargo, tienen la esperanza de que, en el futuro, comprender estos procesos significará que podremos desarrollar medicamentos para actuar según sea necesario, especialmente para prevenir la inflamación crónica.

Dado que los receptores activados para regular la inflamación son receptores de cannabinoides, el equipo también sugiere que el cannabis puede ser una solución prometedora.

El tetrahidrocannabinol (THC), que es una de las principales sustancias activas en el cannabis, es eficaz en la activación de CB1, incluso cuando se administra en dosis bajas, explican los autores. Esto puede ayudar a reducir la inflamación y prevenir la pérdida de células cerebrales.

La investigación realizada el año pasado por los mismos científicos, junto con colegas de otras instituciones en todo el mundo, también sugirió que el THC puede restaurar la función cognitiva en los cerebros de los ratones que envejecen, ofreciendo la esperanza de que lo mismo sea posible para los humanos.