Se pueden esperar cambios en los senos durante y después del embarazo, ya sea que una mujer amamante o no. Los síntomas comunes después de dar a luz incluyen senos congestionados, que se refieren a una sensación de plenitud y pezones adoloridos o con fugas.

Mientras que muchos cambios en los senos ocurren naturalmente después del parto, es importante discutir cualquier síntoma inusual o preocupante con un médico.

Los síntomas que requieren atención médica incluyen dolor en los senos acompañado de fiebre o un bulto persistente en el seno que causa hoyuelos en la piel.

A continuación, enumeramos algunos de los cambios en los senos más comunes que ocurren después del embarazo y durante la lactancia, y explicamos cuándo alguien debe ver a su médico.

Los senos durante y después del embarazo
Los senos durante y después del embarazo

Cambios en los senos durante el embarazo

Los cambios en los senos y los pezones pueden comenzar en el embarazo muy temprano y continuar durante todo el embarazo. Las hormonas y los aumentos en el flujo sanguíneo explican estos cambios.

Los primeros síntomas pueden incluir:

  • Sensibilidad en los senos.
  • Rápido crecimiento del tejido mamario.
  • Senos doloridos o pesados.
  • Venas azules prominentes debajo de la piel.

En el segundo trimestre, los cambios comunes en los senos incluyen:

  • Areolas más oscuras, que son las áreas redondas que rodean los pezones.
  • Secreción del pezón.
  • Bultos, por conductos de leche obstruidos o tumores no cancerosos.

Los cambios en los senos durante el último trimestre incluyen el agrandamiento continuo de los senos y los pezones con fugas, junto con el desarrollo de estrías en la piel.

Cambios en los senos después del embarazo

Después de dar a luz, siguen ocurriendo cambios en los senos. Los más comunes son:

Fugas

Aproximadamente entre 3 y 5 días después del parto, llega la leche. Un buen indicador de esto es que el calostro, el líquido espeso y amarillo que puede ser la primera comida del bebé, adquiere un color más claro y una consistencia más fina.

Algunas mujeres experimentan pérdidas de sus pezones en los primeros días de la aparición de la leche. Puede pasar:

  • Cuando el bebe llora.
  • Cuando sus pechos están muy llenos.
  • Cuando experimentan emociones fuertes.
  • Sin ninguna razón obvia.

Las fugas a menudo disminuyen después de las primeras semanas, aunque algunas personas lo experimentan durante más tiempo.

Artículo relacionado >  Topetones similares a espinillas en la aerola o los senos

Las almohadillas desechables o reutilizabas pueden absorber esta leche y evitar que se muestre a través de la ropa. Las almohadillas reutilizables están disponibles en línea.

Ingurgitación mamaria

Los senos llenos son una parte regular de la experiencia posterior al parto. El nombre médico para la plenitud de los senos es ingurgitación, y ocurre cuando llega la leche. Una mujer también puede experimentar:

  • Senos pesados ​​y duros.
  • Piel tibia al tacto.
  • Bultos en el tejido mamario.
  • Incomodidad.

Los pezones que gotean a menudo acompañan a los senos llenos.

Las mujeres que están amamantando deben tratar de alimentarse con frecuencia, ya que la liberación de leche con mayor frecuencia reduce la plenitud. En unos pocos días, los síntomas de la ingurgitación deben disminuir a medida que la producción de leche comienza a ajustarse a las necesidades del bebé.

Las personas que se alimentan con biberón deben evitar liberar la leche de los senos durante este tiempo, ya que esto hará que el cuerpo produzca más leche.

En cambio, puede ayudar a envolver una toalla alrededor del pecho para mayor comodidad. Las bolsas de hielo también pueden ayudar a reducir el dolor y la sensación de calor en los senos. Los paquetes de hielo están disponibles para su compra en línea.

Cómo afecta la lactancia materna a los senos

Durante la lactancia, otros cambios relacionados pueden ocurrir en los senos. Éstos incluyen:

Sensaciones de hormigueo

Las mujeres que amamantan pueden notar una sensación de hormigueo en sus senos cuando los bebés comienzan a amamantar. Esto puede indicar la «bajada» de la leche: la leche que se libera en los conductos para que el bebé la pueda beber. Con el tiempo, estas sensaciones pueden llegar a ser menos notables.

Puede que no sea posible sentir que la leche está bajando, y la presencia de hormigueo no refleja la cantidad de leche que el bebé está recibiendo.

Mayor tamaño de copa

Por lo general, los senos permanecen agrandados durante al menos los primeros meses de lactancia. Tienden a sentirse más suaves y vacías inmediatamente después de las comidas y pueden encogerse ligeramente después de que el bebé comience a comer sólidos.

En general, los senos permanecen agrandados hasta que termina la lactancia. Luego, pueden volver a su tamaño original, volverse más pequeños que antes o permanecer un poco más grandes: cada cuerpo responde de manera diferente.

Pezones doloridos o agrietados

En las etapas iniciales de la lactancia materna, algunas mujeres experimentan dolor en el pezón. Esto ocurre mientras la mujer y el bebé se ajustan al proceso de amamantar.

Artículo relacionado >  ¿Cuando se puede comenzar a hacer ejercicio después del embarazo?

Cuando los bebés no se sujetan al pezón correctamente o no chupan con mucha fuerza, puede hacer que los pezones se agrieten, sangren o formen ampollas.

La crema para pezones o la leche materna pueden aliviar los pezones dolorosos. Sin embargo, si el dolor continúa, puede ayudar a obtener asesoramiento de un médico o consultor de lactancia.

Crema de pezón está disponible para su compra en línea.

¿Los senos vuelven a la normalidad?

Muchas mujeres descubren que sus senos nunca se ven exactamente igual que antes del embarazo.

Pueden ser más pequeños o más grandes, hundirse o caer más y desarrollar estrías. Los pezones también pueden verse diferentes. También es posible que un seno cambie más que el otro.

Cuando los senos vuelven a su tamaño antes del embarazo varía de persona a persona. En general, los senos tienden a volver a su tamaño original cuando el cuerpo recupera su peso antes del embarazo.

Sin embargo, la forma de los senos puede cambiar permanentemente. Esto se debe a que la ingurgitación que se produce cuando entra la leche materna puede aflojar los ligamentos del tórax, lo que hace que los senos caigan o caigan.

Algunas mujeres creen que si se alimentan con biberón, no experimentarán cambios en los senos después del embarazo. Esto no es cierto porque el embarazo, en lugar de la lactancia materna, causa la mayoría de los cambios en los senos.

Los factores que tienen un efecto más significativo en los senos que la lactancia materna incluyen:

  • Años.
  • Genética.
  • Aumento de peso durante el embarazo.
  • El número de embarazos que ha tenido una mujer.
  • Ser fumadora.
  • Talla de pecho antes del embarazo.

Complicaciones

Pueden ocurrir varias complicaciones relacionadas con los senos y los pezones después del embarazo y la lactancia. Éstos incluyen:

Mastitis

Esta es una infección que surge de un conducto de leche obstruido. Por lo general, solo se desarrolla en un seno a la vez. Los signos y síntomas de la mastitis incluyen:

  • Incomodidad.
  • Un área de hinchazón dura.
  • Rayas rojas en la piel del seno.
  • Piel caliente alrededor del conducto obstruido.
  • Dolor intenso en el pecho.
  • Fiebre.
  • Pus o sangre en la leche materna.

La mastitis es más común en las primeras 3 semanas después del parto, aunque puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia. Las mujeres que están amamantando también pueden desarrollar mastitis poco después de que ingresa la leche, ya que no están liberando la leche de sus senos.

La mastitis moderada o grave por lo general requiere tratamiento con antibióticos. La mastitis no tratada puede convertirse en un absceso mamario.

Artículo relacionado >  La pérdida de grasa abdominal después del embarazo

Infección de levadura

Las mujeres que amamantan pueden desarrollar una infección por levaduras en uno o ambos pezones. Ocurre típicamente cuando el pezón se agrieta.

Los síntomas incluyen:

  • Picazón del pezón.
  • Dolor y sensibilidad.
  • Secreción blanca del pezón.
  • Dolores punzantes en el pecho después de la alimentación.

La infección por levaduras puede pasar al bebé. Si esto sucede, pueden tener:

  • Parches de color blanco en la lengua o en la boca.
  • Dificultades para alimentarse, como arrancarse el pecho y llorar.
  • Erupción del pañal.
  • Cáncer de mama.
  • Artritis reumatoide y embarazo médico.

Si una mujer tiene alguna preocupación sobre sus senos después del embarazo, debe hablar con un médico.
El cáncer de mama asociado con el embarazo ocurre durante el embarazo o en el primer año después del parto. La investigación indica que afecta aproximadamente a 1 de cada 3,000 mujeres embarazadas.

La investigación sugiere que las mujeres más jóvenes que han dado a luz recientemente tienen un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama, aunque el embarazo puede reducir el riesgo de cáncer de mama con el tiempo.

Es importante buscar atención médica si aparecen cambios inusuales en los senos, como:

  • Bultos que son dolorosos, persistentes o que aumentan de tamaño.
  • Secreción inusual del pezón.
  • Hoyuelos o arrugas en la piel de los senos.

Cuando ver a un doctor

Cualquier persona que tenga inquietudes sobre los cambios en los senos que se producen después del embarazo o durante o después de la lactancia debe hablar con su médico.

Busque atención médica de urgencia si se presenta algún síntoma de mastitis, especialmente si los síntomas son graves o no mejoran en 24 horas.

El médico debe investigar los bultos en los senos o cambios inusuales en la piel o el pezón, ya que pueden sugerir cáncer.

Resumen

La mayoría de las mujeres experimentan cambios en los senos después del embarazo, independientemente de si están amamantando.

Incluso si los senos nunca regresan a su estado de pre-embarazo, la mayoría de los cambios son cosméticos, lo que significa que no son un problema médico.

En ocasiones, sin embargo, los cambios en los senos pueden indicar una infección o cáncer. Ambos requieren una mayor investigación y un tratamiento rápido.

Los autoexámenes regulares de los senos pueden ayudar a las personas a familiarizarse más con sus senos, lo que puede ayudarlos a detectar cambios inusuales en una etapa temprana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *