Las personas con obesidad pueden optar por la cirugía bariátrica (pérdida de peso) para deshacerse de su exceso de peso más rápidamente; una de esas cirugías es el bypass gástrico Roux-en-Y. ¿Qué factores influyen en su resultado, sin embargo? La investigación sugiere que el gusto de una persona juega un papel importante.

Los alimentos que prefiera después de la cirugía de pérdida de peso pueden influir en los resultados del procedimiento
Los alimentos que prefiera después de la cirugía de pérdida de peso pueden influir en los resultados del procedimiento

El bypass gástrico Roux-en-Y (RYGB) consiste en separar la parte superior del estómago en una bolsa más pequeña, que luego se conecta directamente al intestino delgado.

Este procedimiento permite que la persona se sienta llena después de comer menos.

Por lo general, lo realizan personas con obesidad severa que no observaron mejorías luego de otros tratamientos.

“Las personas que se someten a esta cirugía”, explica la profesora Patricia DiLorenzo, residente de la Universidad de Binghamton en Nueva York, “son lo que llamamos obesidad mórbida, lo que significa que tienen al menos 100 libras de sobrepeso y en muchos casos son diabéticos. muerte para ellos “.

El profesor DiLorenzo y sus colegas decidieron recientemente analizar un aspecto particular relacionado con este tipo de cirugía bariátrica: cómo los gustos de un individuo en los alimentos antes y después de este procedimiento influyen en sus tasas de éxito a largo plazo.

Algunos estudios ya han sugerido que las preferencias de sabor y olor de una persona antes y después de la operación tienden a cambiar, y que esto puede influir en su trayectoria de pérdida de peso.

Los investigadores llevaron a cabo su estudio en 195 participantes con un índice de masa corporal ( IMC ) de más de 30, que estaban a punto de recibir o que ya habían sido sometidos a cirugía RYGB. Los hallazgos del equipo ahora aparecen en la revista PLOS ONE.

Diferentes preferencias de sabor y pérdida de peso

Los investigadores pidieron a los participantes que indicaran sus preferencias de alimentos y olores antes y después de la cirugía RYGB usando un método llamado Maniquí de autoevaluación, que evalúa las respuestas de placer de una persona cuando se enfrenta a un objeto en particular.

En esta evaluación, los voluntarios respondieron a los alimentos asociados con los cinco sabores (dulce, ácido, salado, amargo y umami) y con cuatro olores distintivos, dos de los cuales estaban relacionados con los alimentos (café y plátano), y dos de los cuales no relacionados con los alimentos (bomba de rosa y gasolina).

El Prof. DiLorenzo y sus colegas también recolectaron datos de IMC de los participantes, tanto antes como después de la cirugía bariátrica.

Sorprendentemente, un número significativo de participantes indicó que antes de la cirugía, habían disfrutado el sabor de la comida chatarra como la pizza, pero que después de ella, se volvieron más partidarios de alimentos más saludables, como las ensaladas.

“La mayoría de las personas antes de su cirugía, sus comidas favoritas son justo lo que usted esperaría: helados, papas fritas, hamburguesas, pizza”, dice el profesor DiLorenzo.

“Pero después, su comida favorita era la ensalada, por ejemplo. El 20% de las personas dijeron que sus comidas favoritas eran vegetales. Esas personas -las que dijeron que cambiaron sus preferencias de sabor- perdieron la mayor parte del peso”.

Prof. Patricia DiLorenzo

Transición de dulce a amargo

Otro hallazgo fascinante indicó que las personas que disfrutaban más el olor del café después de su procedimiento también tendían a perder más peso.

Los investigadores plantean la hipótesis de que, dado que el café y las verduras tienen un sabor amargo subyacente, algunas de las preferencias de sabor de los participantes se habían desplazado de la pre-operación dulce (asociada con alimentos ricos en grasas) a la amarga post-operación.

Sin embargo, el profesor DiLorenzo y su equipo también observan que, con el tiempo, las personas tienden a volver a las mismas preferencias de sabor que tenían antes de la cirugía bariátrica. Además, las personas tienden a perder menos peso a medida que pasa el tiempo después del procedimiento.

“La mayor parte del peso se pierde en el primer año. Después de eso, su peso se estabiliza”, dice el profesor DiLorenzo.

Aún así, enfatiza que la cirugía bariátrica es la mejor manera de inducir la pérdida de peso para muchas personas con obesidad y también explica que la mayoría de las personas logran mantener un peso más saludable después de la intervención.

“La gente cree que la mayoría de las personas recuperan peso después de la cirugía RYGB, y eso no es cierto. El ochenta por ciento de las personas mantiene el peso. En la medicina occidental, este es el tratamiento más efectivo para la obesidad”, agrega el Prof. DiLorenzo.