Los bultos y protuberancias que se encuentran en el cuerpo pueden ser motivo de preocupación, pero solo en la minoría de casos, ya que hay muchas condiciones benignas que pueden causar estos problemas.

Bultos y protuberancias en su espalda: cuando debe preocuparse
Bultos y protuberancias en su espalda: cuando debe preocuparse

La mayoría de los bultos y protuberancias son lesiones que aparecen en la superficie o justo debajo de la piel.

Las personas siempre están preocupadas de que un bulto sea una neoplasia maligna o cáncer, pero no todos deberían causar ninguna preocupación para la persona afectada.

Cuándo preocuparse por los bultos y las protuberancias

Existen algunas características distintivas de los bultos y protuberancias que los hacen benignos y no deben preocuparse, y estos incluyen las siguientes características:

  • El bulto aparece después de un trauma específico o la realización de una actividad física. Estos son generalmente inflamaciones musculares que en su mayoría se resuelven después del tratamiento conservador con medicamentos antiinflamatorios y la aplicación de compresas frías en el bulto.
  • La lesión es suave al tacto. Si el bulto o protuberancia tiene la consistencia de una pelota de goma o gelatina, es poco probable que sea una lesión cancerosa.
  • La masa es móvil, lo que significa que su posición cambia y se mueve cuando se trata de tocarla. Las masas malignas tienden a fijarse al tejido subyacente debido a los cambios inflamatorios que causan que la lesión se adhiera a la anatomía circundante.
  • El bulto o protuberancia se encuentra en la capa superficial de la piel o la capa de grasa subyacente. Un ejemplo de tal masa es un lipoma que es una colección de células de grasa que da como resultado una formación de masa semisólida móvil en la capa de grasa. Cualquier masa que se sienta más profunda que estas áreas necesita ser investigada más a fondo.
  • Si el bulto se agranda con el desempeño de las actividades físicas y disminuye en tamaño en reposo, entonces es más probable que sea un problema benigno.

¿Qué condiciones están relacionadas con bultos benignos?

Las masas más comunes que causan inflamaciones superficiales incluyen lesiones llenas de líquido llamadas quistes y las más comunes incluyen los quistes de Baker, que se encuentran detrás de las rodillas, y los ganglios, que son lesiones rellenas de gel que se desarrollan a lo largo de los tejidos que cubren las articulaciones y los tendones.

Otras afecciones que pueden causar inflamación no cancerosa incluyen ganglios linfáticos agrandados, que generalmente se sienten en los pliegues del cuerpo, como el cuello, las axilas y las regiones de la ingle, la inflamación de los tendones y la artritis reumatoide que involucra las articulaciones de los dedos y manos.

Cuándo preocuparse por los bultos y protuberancias en la espalda

Una buena regla a seguir es que cualquier masa o lesión que cambie de color repentinamente, comience a agrandarse, se vuelva dolorosa o comience a sangrar debe investigarse más a fondo.
Esto puede ser más difícil con las lesiones en la espalda, ya que son más difíciles de visualizar, pero siempre se puede pedir a un ser querido o familiar que le echen un vistazo a cualquier área sospechosa y le den su opinión.

En general, si hay alguna inquietud con respecto a los bultos en cualquier parte del cuerpo, la persona afectada debe consultar con su médico de atención primaria para evaluar e investigar el problema más a fondo.


Referencias
  1. ABC de la Dermatología: Bultos y protuberancias. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2545248/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *