10 síntomas en perros que nunca debes ignorar

Con tanto en su ajetreada vida diaria, puede ser fácil dejar que el extraño comportamiento de su perro pase desapercibido durante unos días.

10 síntomas en perros que nunca debes ignorar
10 síntomas en perros que nunca debes ignorar

Desafortunadamente, algunos comportamientos de los perros son signos de advertencia de condiciones subyacentes peligrosas que requieren atención médica inmediata. Si ve alguno de los siguientes signos en su perro, comuníquese con el veterinario de inmediato:

1. Pérdida de peso, disminución del apetito

La disminución del apetito es a menudo la primera señal que un perro exhibe cuando está enfermo. Si bien puede haber muchas razones por las que su perro no quiere comer, desde un dolor de estómago hasta un doloroso tumor intestinal, es importante que un veterinario realice un examen de bienestar en el perro. Esto descartará cualquier condición subyacente peligrosa y le ayudará a interpretar el extraño comportamiento de su cachorro. Cuando no se trata durante un período prolongado, la disminución del apetito puede causar una pérdida de peso peligrosa y deficiencias de nutrientes en su perro.

2. Letargo, fatiga poco característica

Si su perro parece agotado o lento para responder a estímulos externos, contacte a su veterinario inmediatamente. El letargo puede ser un síntoma de docenas de trastornos que ponen en peligro la vida y que pueden no ser evidentes en la superficie.

3. Tos agresiva

Si nota que su perro está tosiendo bastante, o que la tos es difícil o que no puede respirar, es hora de ver al veterinario. La tos puede indicar todo, desde gusanos del corazón hasta infecciones respiratorias o tumores pulmonares, y es un síntoma que debe ser evaluado por un profesional médico. Si bien puede que no sea más que un cosquilleo en la garganta del perro, la tos es un síntoma que nunca querrá dejar sin controlar.

Leer ahora>  Se rascan, se muerden o se lamen obsesivamente.

4. La fiebre

La temperatura normal del cuerpo de un perro es de 37.5 a 39 grados. Si la temperatura de su perro sube más allá de esto, podría indicar una infección o virus peligroso. Haga que un veterinario vea al perro para descartar enfermedades que amenazan su vida.

5. Respiración trabajada

Si su perro está luchando para respirar adecuadamente, tome nota. Los perros con estos síntomas pueden sufrir insuficiencia respiratoria o insuficiencia cardíaca y deben someterse a un chequeo médico lo antes posible para evitar complicaciones peligrosas.

6. Dificultad para orinar

Un perro que tiene problemas para vaciar su vejiga puede estar sufriendo de insuficiencia renal, cálculos en la vejiga o infecciones del tracto urinario. Busque síntomas como esfuerzo, dolor o intentos frecuentes e infructuosos de orinar. Estos síntomas deben evaluarse de inmediato, ya que pueden indicar una condición potencialmente mortal que puede matar al perro rápidamente.

7. Sangre en fluidos corporales

Si nota sangre en la orina, vómito o heces de su perro, tiene una emergencia veterinaria en sus manos. La sangre en cualquiera de estos fluidos puede ser fresca (rojo brillante) o parcialmente digerida (alquitranada, negra o similar a los posos de café). Hay una serie de condiciones indicadas por la presencia de sangre en estos fluidos.

8. Inquietud

Si su perro parece inquieto, irritable o molesto, una variedad de cosas podría ser la culpable. Por ejemplo, el perro podría sentir dolor o podría estar sintiendo hinchazón o incomodidad. El perro debe ser visto por un veterinario para determinar la causa.

Leer ahora>  Pruebas genéticas para la fiebre de Shar Pei

9. Colapso

Un perro que se colapsa puede estar padeciendo cualquiera de muchas afecciones, incluidos problemas de sistema espinal o nervioso o problemas respiratorios. Estas condiciones son graves y requieren atención veterinaria inmediata.

10. Ojos rojos

Si el blanco de los ojos de su perro de repente se pone rojo, el perro puede sufrir un trauma o una infección ocular. También puede indicar problemas con la coagulación de la sangre que pueden llevar a un mayor sangrado. Estas condiciones son peligrosas y deben ser evaluadas por un veterinario en quien confíe.

Los síntomas mencionados anteriormente pueden ser signos de una serie de enfermedades graves; por lo tanto, es importante que un veterinario revise a su mascota inmediatamente para determinar la causa subyacente exacta y para prescribir el curso de tratamiento necesario.