Sarcomas de tejido blando en perros

Los sarcomas son tumores malignos que se originan en diversas fuentes, como el tejido conectivo, la grasa, los vasos sanguíneos, las envolturas nerviosas y las células musculares.

Sarcomas de tejido blando en perros
Sarcomas de tejido blando en perros

Colectivamente representan alrededor del 15 por ciento de todos los cánceres en perros. Hay una disposición genética entre los perros de pastor alemán, boxeadores, san bernardo, basset hounds, gran danés y golden retrievers.

Los sarcomas ocurren en la superficie del cuerpo y dentro de los órganos. Tienden a crecer lentamente y hacer metástasis solo cuando han estado presentes por algún tiempo. Las metástasis generalmente involucran los pulmones y el hígado. Algunos sarcomas están bien definidos y parecen estar encapsulados; otros se infiltran en el tejido circundante y no tienen márgenes distintos. Los sarcomas dentro de las cavidades corporales a menudo crecen a un tamaño grande antes de ser descubiertos.

El sarcoma de tejido blando se diagnostica con rayos X, ultrasonografía, tomografía computarizada y biopsia de tejido.

Los sarcomas más comunes encontrados en perros son:

  • Hemangiopericitoma, que surge de las células que rodean las arterias pequeñas.
  • Fibrosarcoma, que surge del tejido conectivo fibroso.
  • Hemangiosarcoma, que surge de las células que forman el revestimiento de pequeños vasos sanguíneos.
  • Schwannoma, un tumor de vainas nerviosas.
  • Osteosarcoma, un tumor de huesos.
  • Linfoma, que surge en los ganglios linfáticos y en los órganos que contienen tejido linfoide, como el bazo, el hígado y la médula ósea.
Leer ahora>  Problemas de pigmentación de la nariz en perros

Tratamiento: La Organización Mundial de la Salud ha establecido un sistema de estadificación para los sarcomas caninos de tejidos blandos similar al descrito para los tumores de células cebadas. Dependiendo del tipo de sarcoma y la extensión de la afectación local, el tratamiento puede incluir la escisión quirúrgica con un margen de tejido normal, radioterapia, hipertermia y quimioterapia. Un plan de tratamiento específico a menudo usa una combinación de terapias. El pronóstico depende de la etapa del tumor en el momento del tratamiento.

Linfoma (linfosarcoma)

El linfoma, también llamado linfosarcoma, es un tipo de cáncer que surge (a menudo simultáneamente) en los ganglios linfáticos y en los órganos que contienen tejido linfoide como el bazo, el hígado y la médula ósea. La enfermedad afecta a perros de mediana edad y mayores. Se debe sospechar cuando se encuentran ganglios linfáticos agrandados en la ingle, la axila, el cuello o el tórax. Los perros afectados parecen letárgicos, comen mal y pierden peso. El hígado y el bazo a menudo están agrandados.

La afectación del tórax produce derrame pleural y dificultad para respirar grave. La afectación de la piel produce manchas o nódulos en la superficie de la piel que imitan otras enfermedades de la piel. La participación intestinal causa vómitos y diarrea.

Un conteo sanguíneo completo puede mostrar anemia y glóbulos blancos inmaduros. El calcio sérico está elevado en el 20 por ciento de los perros con linfoma. Las pruebas de la función sanguínea y hepática generalmente son anormales. Una biopsia de médula ósea es útil para determinar si la enfermedad está diseminada.

Leer ahora>  5 Parasitos desagradables que tienen los perros( gusano del corazón)

Las radiografías y la ecografía de tórax y abdomen son particularmente valiosas para identificar los ganglios linfáticos agrandados, los órganos y las masas. También se puede hacer un diagnóstico mediante aspiración con aguja fina de un ganglio linfático agrandado. En casos cuestionables, se debe extirpar todo el ganglio linfático para una evaluación más completa.

Tratamiento: el linfoma localizado en un único ganglio linfático se puede curar mediante la extirpación quirúrgica del ganglio afectado. Sin embargo, en la mayoría de los perros, la enfermedad está muy extendida y es poco probable que se cure. La quimioterapia con varios agentes ofrece la mejor posibilidad de remisión, que puede durar un año o más. Cuando un perro sale de la remisión, los “protocolos de rescate” de quimioterapia pueden usarse para inducir una segunda o incluso una tercera remisión.

Hemangiosarcoma

El hemangiosarcoma es un tumor de los tejidos vasculares. Este cáncer se puede notar como un bulto en una costilla o hinchazón abdominal, pero puede progresar inadvertido mientras crece en el corazón, el hígado o el bazo. Los crecimientos cancerosos son bastante frágiles y con frecuencia se desprenden, “sembrando” cáncer en todo el cuerpo. Alternativamente, el primer signo puede ser la muerte súbita, ya que una gran área de tumor se rompe y el perro se desangra internamente.

Tratamiento: la cirugía y la quimioterapia pueden ayudar a prolongar los tiempos de supervivencia, pero las curas casi nunca se observan, incluso con cirugía realizada antes de que haya metástasis detectables.

Leer ahora>  Entropión en los perros