Diabetes mellitus en mascotas

¿Qué es la diabetes mellitus? Probablemente hayas oído hablar de un páncreas antes, pero no mucha gente conoce sus funciones en los humanos, y mucho menos en los animales. Entonces, ¿Qué es lo que hace?

Diabetes canina y felina mellitus
Diabetes canina y felina mellitus

El páncreas, que se encuentra entre el estómago y el intestino delgado, realiza dos funciones principales: la secreción de enzimas digestivas en el intestino delgado para ayudar en la digestión de los alimentos y la secreción de hormonas en el torrente sanguíneo para regular los niveles de azúcar en la sangre.

Las células del cuerpo solo funcionan normalmente con un suministro constante de glucosa, el combustible primario del cuerpo. La glucosa está fácilmente disponible en el torrente sanguíneo, pero es la hormona que secreta el páncreas lo que garantiza que la glucosa en la sangre ingrese a las células. Esta hormona es la insulina, que esencialmente actúa como una llave para abrir la puerta de la célula y permitir la entrada de glucosa.

Punto clave: en un animal diabético, o no hay una llave para abrir la puerta (no se produce insulina) o la llave no funciona correctamente (se produce insulina pero las células del cuerpo no pueden usarla correctamente)

La mayoría de los perros tienen diabetes dependiente de la insulina (no se produce insulina) y la mayoría de los gatos tienen diabetes no dependiente de la insulina (la insulina se produce pero el cuerpo no responde). La diabetes en los gatos a menudo se conoce como diabetes resistente a la insulina.

Sin el mecanismo de insulina en funcionamiento, las células del cuerpo no reciben suficiente glucosa de la sangre y, como resultado, vemos una serie de signos / síntomas clínicos:

Hambre constante (polifagia); Debido a que las células no reciben un buen suministro de glucosa, se hace creer al cuerpo que está muriendo de hambre a pesar de tener niveles altos de glucosa en la sangre. El cuerpo comienza a descomponer la grasa, las proteínas y el almidón (una respuesta normal en la inanición). Normalmente, los niveles de glucosa en sangre son controlados; Si este mecanismo no funciona correctamente, se pasa mucha glucosa a través de los riñones a la orina (normalmente, el riñón no filtra la glucosa a la orina). Cuando la glucosa se pierde de esta manera, extrae el agua y provoca un exceso de micción (poliuria) y un resultado de sed excesiva (polidipsia) a medida que el cuerpo trata de mantenerse al día con la pérdida de líquidos.

Leer ahora>  Dermatitis atópica canina

Síntomas clave / Signos de la diabetes mellitus

Otros signos / síntomas pueden incluir

  • Vómito
  • Deshidración
  • Apetito reducido
  • Cansancio / Letargo

Punto clave: si su mascota está bebiendo excesivamente y / o orinando excesivamente y / o comiendo en exceso, pero no puede subir de peso, consulte a su veterinario.

Hay una serie de afecciones que pueden causar estos síntomas, por lo que su veterinario no puede asumir que su mascota es diabética en esta etapa.

¿Cómo diagnostica su veterinario la diabetes mellitus?

Si visita a su veterinario debido a las preocupaciones de cualquiera de los anteriores, es casi seguro que querrán descartar la diabetes mellitus. Se pueden realizar los siguientes exámenes para ayudar a hacer un diagnóstico.

Análisis de sangre

Siempre se deben realizar análisis de sangre para obtener una imagen de la función general del órgano y la salud interna. Las pruebas estándar son un conteo sanguíneo completo y un perfil de bioquímica. Su veterinario buscará evidencia de deshidratación y aumento de la glucosa en sangre (aunque la diabetes mellitus no se puede asumir solo con esto, ya que la glucosa en la sangre puede ser alta con estrés y si su mascota ha comido recientemente)

Pruebas de orina (análisis de orina)

La evaluación de la orina puede mostrar glucosa, que no está presente en el animal sano. Este es un hallazgo clave para ayudar en el diagnóstico de diabetes mellitus.

Los glóbulos blancos de la orina pueden aumentar y la sangre puede estar presente si la infección está activa. La glucosa ayuda al crecimiento de las bacterias, por lo que las infecciones urinarias son comunes.

Leer ahora>  ¿Qué es el asma felina?

Las cetonas (que se producen por la descomposición excesiva de la grasa) se pueden detectar en pacientes diabéticos enfermos.

Examen de sangre de fructosamina

Con una mayor sospecha de diabetes mellitus, su veterinario probablemente tomará otra muestra de sangre para realizar una prueba de fructosamina. La fructosamina es una proteína que se adhiere a la glucosa en la sangre. Por lo tanto, un nivel alto de fructosamina en la sangre se correlaciona con un nivel alto de glucosa en la sangre. Lo bueno de este análisis de sangre es que la fructosamina tarda unas pocas semanas en alcanzar un nivel alto, por lo que es un mejor indicador de que la glucosa alta en la sangre es un problema constante (como en la diabetes mellitus).

¿Qué sucede cuando su veterinario diagnostica diabetes mellitus?

En los gatos, debido a que la forma más común de diabetes mellitus no es dependiente de la insulina (es decir, el cuerpo no puede usar correctamente la insulina que se produce), puede ser necesario descartar otras afecciones que están creando esta «resistencia» a la diabetes. La insulina se está utilizando correctamente.

Si no se sospecha o diagnostica ninguna otra condición, a veces controlar la dieta, controlar el peso de su gato (si tiene sobrepeso) y / o los medicamentos orales puede ser suficiente para que las cosas vuelvan a encarrilarse. En la mayoría de los casos, sin embargo, se requiere tratamiento con inyección de insulina.

Leer ahora>  El papel del estrés en la cistitis idiopática felina

En los perros, debido a que la forma más común de diabetes mellitus es dependiente de la insulina (es decir, el cuerpo no produce suficiente insulina), en la mayoría de los casos se requerirá un tratamiento de inyección de insulina.

Su veterinario (o personal de apoyo) le enseñará cómo aplicarle a su mascota inyecciones debajo de la piel y le dará un calendario detallado sobre cuándo administrárselas. La mayoría de las mascotas requieren inyecciones dos veces al día, aproximadamente con 12 horas de diferencia (después de una comida), pero esto dependerá del tipo de insulina que se use, por lo que es importante seguir exactamente las indicaciones de su veterinario.

Dar inyecciones puede ser intimidante al principio, pero la mayoría de los dueños de mascotas lo aprenden en unos pocos intentos, así que no se preocupe demasiado si los primeros intentos no salen bien.

Sugerencia principal: hay mucha información sobre las dosis de insulina publicadas en Internet, pero, por favor, trabaje de cerca con su veterinario, ya que cada paciente diabético es único. No hay una solución única para todos cuando se trata de esta condición.

El control del peso y la dieta también juegan un papel clave en el tratamiento de la diabetes, y su veterinario le hará recomendaciones. Su mascota necesitará monitoreo y tratamiento de por vida (en la mayoría de los casos), pero la diabetes es una condición manejable. La mayoría de las mascotas viven vidas largas y felices después del diagnóstico si se las trata adecuadamente.