Cómo enseñarle a tu perro a dejarlo

El comando “dejarlo” es una importante táctica de devolución de llamada que permite a los padres de mascotas mantener a sus perros seguros y bajo control.

Cómo enseñarle a tu perro a dejarlo
Cómo enseñarle a tu perro a dejarlo

Enseñar a un perro a “dejarlo” nos permite desalentar a nuestros perros de comportamientos inapropiados, como perseguir gatos o ardillas, y hace que las visitas a los parques para perros sean más fáciles y seguras al permitirnos romper interacciones aterradoras. Además, el comando puede evitar que los perros coman cosas que no deberían y puede ayudar a establecer una base segura para las interacciones futuras que implican conocer nuevos gatos, niños, personas o perros.

Pasos de entrenamiento del comando “Déjalo”

Afortunadamente, el comando “dejarlo” es fácil de enseñar. Siga estos cinco pasos para enseñar a su perro este truco valioso.

  1. Mantenga una invitación entre su dedo pulgar e índice: “Déjalo” es un comando que se enseña mejor con recompensas de alimentos, por lo que es importante elegir algo que le guste a tu perro. Los trozos pequeños de pollo cocido o queso funcionan bien, al igual que los dulces comprados en la tienda. Muestre a su perro la golosina y, con la palma de la mano abierta, sostenga la golosina delante de la cara del perro. Lo más probable es que el perro intente quitarle el tratamiento de los dedos. Es entonces cuando pasas al siguiente paso.
  2. Diga, “déjalo” y esconda el regalo: tan pronto como el perro se mueva para agarrar el premio, déle la orden de “dejarlo” y cierre la palma de la mano alrededor de la golosina. El perro probablemente te mirará fijamente la mano y puede intentar abrir la mano para acceder al tratamiento. No respondas a los avances del perro.
  3. Recompense al perro: una vez que el perro se haya dado cuenta de que no va a remover la invitación de su mano, es probable que se detenga y lo mire. En el momento en que el perro quite su atención de su mano y mire su cara para recibir más instrucciones, felicítelo verbalmente y ofrézcale la golosina. Es importante hacer esto lo más rápido posible para que el perro aprenda a conectar el comportamiento con la recompensa de la comida.
  4. Repita: mientras que algunos perros aprenden más rápido que otros, ningún perro dominará el comando “dejarlo” de una sola vez. Recuerde: cuando le está enseñando a su perro una nueva habilidad, mantenga las sesiones de entrenamiento cortas y dulces. Asegúrese de darle a su perro suficiente tiempo (al menos tres horas) entre las lecciones. Mantenga las lecciones por debajo de los diez minutos y brinde muchos elogios por el buen comportamiento.
  5. Practica en diferentes configuraciones: una vez que hayas dominado “dejarlo” en casa, es hora de practicar en diferentes lugares. Practique el comando en entornos sociales, como el parque para perros, así como en paseos y durante el tiempo de juego.
Leer ahora>  Perro guardian

Una vez que hayas enseñado a tu perro a abandonarlo, es importante proporcionar un refuerzo constante y recompensar el buen comportamiento en todo momento. Los padres de mascotas que hacen esto pronto tendrán un perro al que se puede llamar prácticamente de cualquier situación con el comando “dejarlo”, lo que hace que los paseos, el tiempo de juego, las salidas sociales y las nuevas presentaciones sean más seguros para el perro y el padre de la mascota.