Ciencia forense veterinaria

Muchos de nosotros disfrutamos viendo programas de televisión como CSI donde científicos forenses inteligentes participan en la resolución de delitos. La ciencia veterinaria forense es un campo en crecimiento donde veterinarios especialmente entrenados investigan delitos relacionados con animales como la crueldad o el abandono, o incluso situaciones de peleas de perros.

Ciencia forense veterinaria
Ciencia forense veterinaria

Sus funciones incluyen examinar a las mascotas vivas en busca de signos de lesiones y descubrir qué pueden haberlas causado, así como realizar necropsias en las víctimas fallecidas.

Cuando se investiga una ofensa contra mascotas, el equipo forense de animales comienza en la escena, al igual que en los casos de crímenes contra humanos. Las mascotas son examinadas en el lugar donde viven para que los científicos puedan observar su situación de vivienda o refugio y su suministro de alimentos y agua. Dependiendo de su condición, luego son llevados a hospitales veterinarios o refugios para animales para una evaluación adicional. Cada mascota individual es fotografiada, se somete a un examen físico completo y se le extrae sangre para la prueba. Algunas mascotas pueden estar en tan malas condiciones que los veterinarios creen que el mejor curso de acción es la eutanasia. A las mascotas fallecidas se les realiza una necropsia. En todos los casos, se escribe un informe médico integral.

Muchas de las técnicas científicas utilizadas en los laboratorios de crimen humano pueden usarse en mascotas. Por ejemplo, la salpicadura de sangre, la identificación ósea y la entomología forense (el uso de insectos como las moscas para ayudar en las investigaciones de delitos) desempeñan un papel en la elaboración de lo que ha ocurrido en un caso de crueldad animal.

La Universidad de California, tiene un laboratorio dedicado a la delincuencia animal. Sus servicios están disponibles para las agencias policiales y para el público en general. Reconocen que las mascotas pueden ser víctimas, perpetradores o testigos de un delito.

Leer ahora>  7 elementos esenciales que debes saber antes de adoptar una mascota

Las víctimas animales son fácilmente identificables. Incluyen a aquellos que son descuidados o abusados, o incluso a los robados de sus padres.
Los perpetradores son mascotas que son responsables de delitos, como los perros que atacan o los que causan accidentes o daños a la propiedad.
Se considera que las mascotas son “testigos” de un crimen cuando pueden vincular a un posible sospechoso a la escena de un crimen o a una víctima humana a través del ADN, el cabello o los fluidos corporales.
Debido al crecimiento en el campo, la Universidad de Florida ahora ofrece un Certificado de Posgrado y una Maestría en Ciencias Veterinarias Forenses. Esto permite a los científicos y veterinarios autorizados estudiar y obtener más calificaciones en el campo para que puedan investigar mejor los delitos contra las mascotas.

Si bien es muy importante identificar cuándo se ha abusado de una mascota, es igual de importante reconocer cuándo se hacen afirmaciones falsas. Es posible que un vecino molesto pueda acusar a alguien de crueldad animal y que los veterinarios científicos forenses puedan evaluar la mascota, el medio ambiente y las declaraciones de testigos potenciales para decidir si realmente se ha cometido un delito.

La ciencia forense veterinaria sería una línea de trabajo difícil y emocionalmente agotadora para los veterinarios que aman a los animales y odian verlos sufrir. Sin embargo, sería una gran satisfacción ver justicia para las mascotas maltratadas y descuidadas. Su trabajo también es importante porque la investigación sugiere que aquellos que son violentos con las mascotas también son violentos con las personas. La identificación de jóvenes con una tendencia al abuso de animales puede evitar que cometan delitos contra personas en el futuro.

Leer ahora>  Cachorros hermanos, no es una buena idea