Todo lo que debe saber sobre una posible alergia al látex y cómo evitarla o tratarla.
Una alergia al látex puede ser muy grave, con síntomas graves y, en algunos casos, la reacción es tan grave que puede ser fatal. Por eso es importante saber si tiene alergia al látex y qué hacer para evitar el contacto con él. Las causas, los síntomas, el tratamiento y la prevención de la alergia al látex son información importante que puede reducir el malestar o incluso salvar una vida.

Aprender sobre el látex, los recursos del látex y cómo causa una reacción alérgica es el primer paso para evitar una reducción significativa en la calidad de vida basada en las alergias. Si bien el contacto directo con los productos de látex parece ser la fuente principal, puede ser sorprendente conocer los diversos productos e incluso los alimentos que pueden causar una reacción al látex.

Alergia al látex: causas, síntomas, tratamiento y prevención
Alergia al látex: causas, síntomas, tratamiento y prevención

Causas y fuentes de alergia al látex

El látex es un producto del árbol del caucho, hecho de la savia. Esto en realidad se llama látex de caucho natural. La alergia que causa una reacción y los síntomas es a una proteína particular contenida en el látex, lo que hace que el cuerpo responda como si un objeto extraño o algo dañino amenazara con atacar. Con esto, el cuerpo entra en modo defensivo y libera anticuerpos, que producen histamina. La histamina aumenta la producción de líquidos, incluido el moco, y causa inflamación e irritación.

En la persona promedio, nada de esto sucede. La reacción alérgica es una falta de comunicación en el cuerpo, causando los síntomas. Si bien se esperan algunas fuentes de látex y existen alternativas sin látex, por lo que es más fácil evitar el látex, otros contactos con el látex pueden ser una sorpresa. Algunos de los lugares más comunes en los que se encuentra el látex incluyen:

  • Suministros médicos y dentales, tales como:
    • Guantes desechables.
    • Tubería utilizada en vías respiratorias e intravenosa, así como en catéteres.
    • Jeringas.
    • Se pondrían los vendajes.
  • Productos comprados por el consumidor, como:
    • Bolsos y carteras o carteras.
    • Juguetes, botellas y chupetes.
    • Neumáticos y herramientas.
    • Globos.
    • Zapatos atléticos.
    • Alimentos (con la misma proteína contenida en el látex).
    • Plátanos.
    • Piñas.
    • Las manzanas.
    • Aguacates.
    • Zanahorias y apio.
    • Tomates.
    • Papas crudas.
    • Melones y kiwi.
    • Papaya.
Artículo relacionado >  Alergia al látex

En la mayoría de los casos, una alergia al látex requiere el contacto directo con el látex de caucho natural para causar un problema notable, aunque con los alimentos, podría ser el contacto con la piel o la ingestión. Sin embargo, en algunos casos, la inhalación de partículas de látex puede causar una reacción, como con algunos guantes de látex, que producen una cierta cantidad de látex en el aire.

Los síntomas de una alergia al látex

Los síntomas experimentados con una alergia al látex varían desde leves hasta potencialmente mortales. Hay tres tipos de alergias al látex. El más común es la dermatitis de contacto irritante.

Los síntomas típicos son menores e incluyen:

  • Piel seca y con picazón.
  • Ardor y otras irritaciones de la piel.
  • Lesiones de escalamiento, especialmente en las manos.

La dermatitis alérgica de contacto es el segundo tipo de alergia al látex y es causada por algunos de los aditivos y productos químicos utilizados en el procesamiento del látex en otros productos. Algunos de los síntomas son similares a la dermatitis de contacto irritante, pero podrían ser más graves.

Espere temas como:

  • Escamas y quemaduras de la piel.
  • Erupciones claras y obvias y urticaria.
  • Ampollas y exudado de la piel.

El tercer tipo de alergia al látex, y potencialmente el más peligroso, es la hipersensibilidad al látex. Esta es una condición rara y causa una reacción grave e inmediata, que a veces incluye la muerte potencial. Piénselo como una picadura de abeja y el potencial de alergias y reacciones.

Los síntomas más leves de esta condición son:

  • Rinitis (inflamación e irritación de la nariz y las fosas nasales), con correr, estornudar y congestión.
  • Conjuntivitis (inflamación del blanco de los ojos), o al menos ojos llorosos o irritados.
  • Comezón e irritación severas o incluso calambres.
  • Problemas estomacales o gastrointestinales.
Artículo relacionado >  Alergia al látex

Los síntomas progresivos pueden ser más severos, incluyendo:

  • Taquicardia (frecuencia cardíaca rápida).
  • Temblores incontrolados o espasmos musculares.
  • Dolor y opresión en el pecho, con dificultad para respirar.
  • Dificultad para respirar (en casos severos, anafilaxis) o sibilancias.
  • Presión arterial baja, caracterizada por mareos y sensación de desmayo.

Estas reacciones no requieren contacto con el látex en los casos graves, lo que significa que las partículas en el aire pueden causar estos síntomas graves.

Tratamiento y prevención de alergias al látex

Conocer los factores de riesgo más altos para tener o desarrollar una alergia al látex puede ayudar a controlar y prevenir una reacción alérgica. Aquellos que corren un mayor riesgo a menudo tienen profesiones con gran exposición al látex, pero no todas.

Las personas en mayor riesgo son:

  • Aquellos que tienen múltiples cirugías, generalmente diez o más (piense en niños con espina bífida u otro defecto de nacimiento).
  • Personas con otras alergias regulares, como la fiebre del heno y las alergias alimentarias.
  • Los médicos, enfermeras, cuidadores y otros en la industria de la salud a menudo están expuestos a guantes de látex, vendas y otros equipos.
  • Aquellos con una alta exposición al látex de caucho natural, como los trabajadores de las fábricas en la industria del caucho.

Evitar el látex es el mejor tratamiento para una alergia al material. Por ejemplo, cambiar a nitrilo y otros tipos de guantes sintéticos en la atención médica y en la producción puede llevar a una existencia mucho más cómoda y saludable. Desafortunadamente, no existe una medida preventiva que permita el «acondicionamiento», lo que significa que las inyecciones contra la alergia (que exponen a los pacientes a cantidades minúsculas del alérgeno en el núcleo de la reacción hasta que no están insensibilizadas) no es una opción.

Según la gravedad de la reacción, existen tres tratamientos básicos para la alergia al látex.

  • Antihistamínicos: la histamina es la sustancia producida en una reacción alérgica que causa la mayoría de los síntomas de esa reacción. Los antihistamínicos se usan para detener la producción de histamina en el cuerpo para que los síntomas se disipen en el transcurso de unos pocos minutos a unas pocas horas. Es posible que deban tomarse regularmente con la exposición prolongada, o solo pueden ser necesarios en casos de contacto inusual con el látex, como la ingestión de una comida con un alimento relacionado que no se menciona en los ingredientes.
  • Esteroides: los corticosteroides inhalados (aerosoles nasales) han demostrado ser extremadamente eficaces en el tratamiento de todo tipo de reacciones alérgicas, incluidas las alergias al látex. Estos esteroides reducen significativamente la inflamación, la mayor reacción y el síntoma más molesto de una alergia, incluido el látex. A medida que disminuye la hinchazón, también lo hacen otras irritaciones, como erupciones y dolor. Los corticosteroides también pueden ser prescritos por un médico en forma oral.
  • Adrenalina: cuando la alergia al látex es tan severa que causa que el paciente deje de respirar o que el corazón deje de latir (lo que se conoce como anafilaxis), la adrenalina en forma de epinefrina puede administrarse en caso de emergencia. Muchas personas con alergias que amenazan su vida fueron un brazalete de alerta médica para que otros lo sepan, y llevan consigo una jeringa de epinefrina de emergencia para tales casos.
Artículo relacionado >  Alergia al látex

Conclusión

Si bien es importante entender todas las alergias, el potencial de muerte con una alergia al látex hace que sea crucial saber más sobre las posibles reacciones. Ser capaz de evitar el látex es un gran comienzo para prevenir complicaciones graves, y tener un plan de emergencia en caso de un problema es aún mejor.

Una alergia al látex no necesariamente se manifiesta de inmediato, como una alergia a los alimentos o al polen, y en realidad puede ser creada por la exposición prolongada y continua al látex. Preste atención a los desencadenantes y los síntomas para saber si comienza a desarrollar una alergia y puede comenzar a controlarla al instante.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *