Diferentes factores pueden causar heces fecales. Su dieta, hábitos o posibles patologías subyacentes pueden contribuir a lo que está ocurriendo. Es importante saber qué lo podría estar causando y qué puede hacer al respecto.

3 razones del olor desagradable de las heces y qué puedes hacer al respecto

Como ya hemos visto en esta investigación, las defecaciones es un tema mucho más complicado que las rutinas diarias que solemos hacer después de una gran comida. Si tiene movimientos intestinales frecuentes, mucosidad clara en sus heces, actualmente tiene un período o un cambio en la forma, el tamaño o el color de sus deposiciones normales, eso podría ser suficiente para que los médicos intenten investigar un poco más para determinar si hay una patología subyacente. Otra razón por la cual los pacientes podrían alarmarse podría deberse a un cambio en el olor de sus heces. Las heces de mal olor son una preocupación común en la población general y existen numerosas razones por las que esto podría estar sucediendo. Aquí, me enfocaré en algunas de las causas más comunes de deposiciones malolientes y qué puedes hacer al respecto.

Hábitos dietéticos

Las heces fecales parecen ser la norma en la civilización occidental debido a los tipos de alimentos que normalmente comemos. Los alimentos pesados ​​en grasa pueden provocar cambios en la mucosa intestinal. Es difícil para nuestras bacterias poder procesar y hacer frente a esta dieta pesada y, como resultado, nuestras heces tendrán un olor pestilente.

Estas dietas grasas también pueden afectar la calidad del páncreas. El páncreas es un órgano que muchas personas pueden identificar y que podría tener algún tipo de patología si beben demasiado, pero debes saber qué más puede hacer este órgano vital. El páncreas no solo es un órgano que puede regular la cantidad de azúcar en la sangre durante una comida, sino que también es la clave para ayudar al cuerpo a procesar las grasas. Cuando comemos comidas grasas, el páncreas secreta enzimas especializadas llamadas lipasa, amilasa y tripsina. La lipasa y la amilasa son claves en la digestión de las grasas, mientras que la tripsina es útil cuando se digieren las proteínas. En cantidades normales de alimentos, nuestro páncreas puede mantenerse al día con la carga de grasas y proteínas que necesitamos digerir. Sin embargo, cuando comemos grandes porciones de grasas y proteínas, la concentración de enzimas digestivas no es suficiente para procesar completamente los alimentos que acabamos de comer y, como resultado, nuestras heces se vuelven más concentradas con las grasas. La razón por la cual las proteínas no son tan probables en nuestras heces es porque se absorben en el tracto intestinal y en los riñones, por lo que podemos procesarlas de manera mucho más efectiva.

Leer ahora >  3 razones por las que tus eructos y tus heces tienen un olor a aceite

Estas deposiciones grasas no solo tendrán mal olor, sino que también tendrán una apariencia muy “grasosa” y probablemente flotarán hacia la parte superior de la taza del inodoro. Si generalmente come una dieta rica en plantas, es posible que pueda recordar fácilmente una situación en la que una comida grasosa en un restaurante de comida rápida lo lleve a tener dolores digestivos. Aquellos que son más propensos a comer en estas “cucharas grasientas” pueden no tener la observación astuta porque es más probable que sus cuerpos procesen los alimentos. Sin embargo, sus heces todavía son bastante malolientes.

Pancreatitis

El exceso de trabajo en el páncreas

El exceso de trabajo en el páncreas no solo generará deposiciones malolientes, sino que además el daño al páncreas también puede impedir que funcione por completo. La pancreatitis ocurre cuando una persona consume cantidades típicamente excesivas de alcohol. El alcohol causará inflamación en el páncreas y el paciente experimentará una cascada de síntomas típicos.

El dolor abdominal seguramente se producirá, seguido de frecuentes evacuaciones intestinales y , finalmente , descubrirá que tiene heces fétidas. Lo que puede hacer al respecto es administrar sus hábitos de bebida para reducir sus probabilidades de desarrollar pancreatitis. Hay otras causas posibles, como cálculos biliares que pueden provocar inflamación pancreática o traumatismo abdominal grave, pero es mucho menos común que el consumo excesivo de alcohol.

Leer ahora >  ¿Qué causa la mucosidad clara en su materia fecal, y debe estar preocupado?

Condiciones intestinales inflamatorias

La última cascada de enfermedades que cubriré es la raíz de numerosas causas de heces fétidas. Diversas afecciones, como la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, el síndrome del intestino inflamado o la intolerancia a la lactosa, pueden conducir a heces malolientes. El mecanismo subyacente que es similar en todas estas condiciones es la irregularidad de las bacterias a lo largo del tracto intestinal. Cuando las bacterias no pueden ayudar a digerir y procesar lo que ingiere, dará lugar a heces con mal olor.

Si nota que padece enfermedades crónicas, diarreas acuosas y deposiciones con mal olor, debe consultar a un gastrólogo. Después de una colonoscopía y una biopsia, se conocerá mejor el alcance de la afección y podrá comenzar la terapia antibiótica adecuada.

Estas son solo algunas de las muchas causas de las heces de mal olor y lo que puede hacer al respecto. Si encuentra que tiene alguno de estos síntomas, primero intente con los cambios en la dieta y consulte con un gastrólogo para llegar al fondo del problema.

Susana Hernández de la ciudad de México D.F., miembro femenino de la comunidad Consultas de Salud desde enero de 2011, profesional en el sector de la Salud y la Nutrición, y dedicando su tiempo a lo que más le gusta, ser entrenadora personal. Sus mayores intereses en esté mundo de la salud son los temas relacionados con: salud, envejecimiento, salud alternativa, la artritis, la belleza, culturismo, odontología, diabetes, fitness, salud mental, enfermería, nutrición, psiquiatría, mejora personal, salud sexual, spas, pérdida de peso, yoga... en definitiva lo que le apaciona es poder ayudar a las personas.